El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la unificación opositora a su gobierno llamada “Sí por México” significa decir sí a la pobreza, a la corrupción, al clasismo y el racismo.

En conferencia mañanera, recordó que no es novedad se existan agrupaciones contra su administración. El mandatario aseguró que estas organizaciones antes no querían el cambio y buscan “echar abajo” el movimiento de transformación que encabeza.

“Que ahora estén haciendo lo mismo pues no es ninguna novedad, así han actuado siempre: en contra nuestra. No quieren o no querían antes el cambio y ahora lo que quieren es el retroceso, retrogradar, dar marcha atrás a lo que estamos haciendo, dar marcha atrás a la transformación.

“Cuando dicen es el grupo del sí es sí… Sí sí a la corrupción, sí a la pobreza, sí a que el gobierno esté al servicio de una minoría rapaz, sí a que se le dé la espada al pueblo, sí a que el gobierno siga siendo como era antes: un comité al servicio de unos cuantos, sí a que no paguen impuestos los de arriba, sí a que no sea delito grave la corrupción, sí al racismo, sí al clasismo, sí a la humillación al pueblo”, remarcó.

Sin embargo, aseguró que en ningún momento se proseguirá a sus adversarios, ni se realizarán auditorías a los empresarios que están financiando este movimiento, pues sostuvo que es algo que ha sucedido desde el 2006, cuando el PRI le ayudó al PAN a ganar la elección.

Además, López Obrador presumió que las campañas en contra de su movimiento político nunca les han funcionado a sus adversarios.

“Todas las campañas sucias, campañas negras que hemos padecido no han, al final, en resumidas cuentas, no han tenido efecto. Se hizo la campaña aquella que yo era un peligro para México, un bombardeo en los medios de información como nunca se había visto, se pusieron todos de acuerdo en los medios con honrosas excepciones y al final tuvieron que robarse la elección”, recordó.

Fuente: Milenio