Francisco Garfias

A muchos de sus militantes les saca ronchas la alianza PAN-PRI-PRD que se configura para arrebatar la mayoría en San Lázaro a la Coalición Juntos Haremos Prehistoria.

No conciben que los adversarios de antaño sean los aliados de hoy. Sienten que es una incongruencia ir en coalición con lo que ayer se criticó.

Algunos hablan hasta de traición a los principios.

Pero ante un régimen autoritario, que no respeta la división de poderes; anatemiza públicamente a sus críticos, no entrega buenas cuentas en empleo, seguridad y salud; primero es México.

Un Presidente con archipoderes, que antepone la justicia a la ley, se pelea con la inversión, revive la lucha de clases y que reiteradamente acusa sin probar.

En otros países se han unido partidos opuestos para quitarle el control al autócrata o al dictador.

Allí está la alianza en Chile que colocó en la misma trinchera a liberales y conservadores, socialistas, centristas y derechistas, con un objetivo común: echar a Augusto Pinochet. Lo lograron.

Los morenos hacen como que se toman a chunga la alianza opositora. Hasta bromean. Mario Delgado los bautizó como el Tumor (Todos Unidos contra Morena).

Pero el Tumor crece y debilita a la 4T.

Los partidos de oposición ya firmaron un acuerdo con Sí Por México, que agrupa 400 organizaciones ciudadanas. Ese acuerdo deja claro que el primer paso para restablecer los equilibrios es ganar una mayoría en la Cámara de Diputados en la elección 2021.

El Congreso le ha servido al Presidente para acabar con los fideicomisos, incluido el Fonden; debilitar los órganos autónomos y golpear al federalismo.

Pero también para privilegiar sus obras emblema, cancelar las estancias infantiles, militarizar la seguridad pública, desaparecer el Seguro Popular, aprobar una inútil y cara consulta popular sobre si se investiga o no a los expresidentes. Para eso está la justicia ordinaria.

Urge recuperar los contrapesos.

*

López Obrador cumplió 67 años. Los diputados de Morena interrumpieron la sesión en la que se debatía el gasto —la más importante del año— para cantarle Las Mañanitas. Corearon entusiasmados la consigna “¡Es un honor estar con Obrador!” para no dejar duda de su condición de subordinados de Palacio.

Horas después aprobaron un muy austero presupuesto que deja a estados y municipios en situación precaria, pero que privilegia los programas socioclientelares y las obras del Presidente.

La mayoría de Morena y sus rémoras evangélicas y “ecologistas”, dieron el visto bueno al decreto que les presentó el Ejecutivo y que, según los expertos, es más neoliberal que cualquier otro: tiene la austeridad como eje, tal como lo exige el FMI.

“Desde el punto de vista presidencial es una imposición para privilegiar sus programas clientelares y obras emblema”, nos dice una voz autorizada.

Deja a los gobiernos estatales chiflando en la loma con su petición de que les repongan alrededor de 180 mil millones de pesos, a los municipios sin los cuatro mil millones de pesos del Fortaseg, a las vacunas sin recursos etiquetados, a los productores del campo sin apoyos: a los órganos autónomos debilitados.

*

Los nayaritas desayunaron ayer con la noticia de la orden de aprehensión del exgobernador de la entidad, Roberto Sandoval, por probables delitos de peculado y ejercicio indebido de funciones en agravio del Fondo de Inversión y Reinversión para la Creación y Apoyo de Empresas Sociales de Nayarit (FIRCAES).

Ya se giraron los oficios de colaboración a las entidades federativas, a la FGR; las alertas migratorias, la solicitud de ficha roja de la Interpol, para su búsqueda y detención, dice un comunicado de la fiscalía estatal.

Sandoval no se encuentra ya en Nayarit. En los últimos días estuvo en Jalisco y Nuevo León, puntualiza.

A destacar que es una decisión estatal. El gobierno federal ha hecho oídos sordos a las múltiples denuncias en contra de Sandoval.

Hasta el secretario de Estado de la Unión Americana, Mike Pompeo, ha vinculado al exgobernador Sandoval con el CJNG.

“Pero AMLO voltea para otro lado. Roberto Sandoval llamó a votar por él en el 2018”, nos dice el exdirigente nacional del PRD, Guadalupe Acosta Naranjo, originario de ese estado.

En un tuit que nos compartió, pregunta: “¿Y la Fiscalía General cuándo? Existen muchas denuncias por delitos federales. ¿Por qué lo protegen?”.

Publicado en Excélsior