La diputada Hortensia Noroña Quezada (PRI) presentó una iniciativa para que el Estado garantice de manera gratuita, en los servicios de salud pública, el diagnóstico y tratamiento de todo tipo de cáncer y cuando se trata del de mama, incluir la reconstrucción.

En un comunicado explicó que a pesar de la elevada prevalencia del cáncer de mama, las mujeres en México después de padecer cáncer y sufrir una mutilación, no cuentan con el apoyo del Estado para aspirar a la reconstrucción de su cuerpo, debido a que el tratamiento no está autorizado en las nuevas reglas del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), ya que quedó fuera la enfermedad de cáncer de mama.

En ese sentido, señaló que el objetivo de su propuesta es modificar el artículo 36 de la Ley General de Salud, para que las mujeres con este padecimiento queden exentas del cobro de toda cuota de recuperación y que después de una mastectomía o una lumpectomía, sea obligatorio seguir su tratamiento para la reconstrucción total de las mamas, o bien la simetrización adecuada de los senos.

Dicho procedimiento, indicó, se niega por factores económicos, pues la reparación básica de mama puede costar al menos medio millón de pesos; sin embargo, la intervención es imprescindible ya que no solo se mutila el cuerpo de las mujeres para salvar su vida, sino también implica serios efectos físicos, psicológicos, sociales y de desarrollo que todavía no somos capaces de aceptar y mucho menos, de comprender como sociedad.

Refirió que la Organización Mundial de la Salud señala que, aunque se cuenta con extensas campañas de prevención y diagnóstico del cáncer de mama entre toda la población, la realidad es que no se ha logrado disminuir su prevalencia entre mujeres de 20 años o más.

Tampoco se ha reducido su alta y elevada mortalidad, ya que el cáncer de mama es el responsable de al menos 16 muertes de cada 100 mil mujeres en nuestro México.