El presidente Andrés Manuel López Obrador explicó este lunes que ante el riesgo de inundaciones en Tabasco, fue él quien tomó la decisión de cerrar la compuerta ‘El Macayo’ para evitar que Villahermosa quedará inundada por completo y evitar que más gente se hubiera visto afectada.

Ante las críticas que se han suscitado por la decisión de inundar las zonas pobres de Tabasco, el presidente dijo que se tuvo que llevar a cabo esta operación para evitar que se rompiera la presa Peñitas, la cual forma parte del complejo hidroeléctrico del Río Grijalva.

“Sí dije eso…yo lo planteé, si no cerrábamos esa compuerta que se llama ‘El Macayo’, Villahermosa se hubiese inundado completamente, entonces también estábamos hablando de más gente afectada”.

Agregó que la compuerta ‘El Macayo’ fue construida para proteger a la capital del estado de las inundaciones y que desde hace 12 años no se había cerrado.

“Esa compuerta, que no se cerraba en 12 años, se cerró para quitarle agua a Villahermosa y esto significó más agua por el río Samaria que va hacia la zona baja (de Tabasco), que son las zonas de las comunidades indígenas”, explicó el mandatario federal.

Según explicó, previo a decidir el cierre de la compuerta, las autoridades federales llevaron a cabo una medición de agua que se iban a ir hacía las comunidades, la cual según dijo, “fue menor que en otras ocasiones”.

“Yo he estado pendiente y sí hay inundación en Jalapa, Nacajuca, pero no fue mayor y estamos ahí atendiendo a los damnificados”, agregó.

López Obrador reiteró que desde el gobierno federal se garantizará la entrega de apoyos directos a los damnificados, quienes en este momento ya se encuentran en distintos albergues y expresó que esta decisión de optar entre inconvenientes “le duele mucho”.

Decreto para presas

Adelantó que en los próximos días emitirá un decreto para llevar un buen manejo de las presas Angostura, Chicoasén, Malpaso y Peñitas que forman parte del complejo del Río Grijalva, en el que establecerá que la prioridad no sea la generación de energía eléctrica sino la protección civil.

“Voy a emitir un decreto con ese propósito y ya las cuatro presas del Grijalva van a tener un canal ecológico de modo que se mantenga vacías las presas, los embalses, los vasos reguladores durante los meses de septiembre, octubre, noviembre, en los meses que más llueve”, dijo el presidente.

Desde la primera inundaciones en Tabasco, el gobernador Adán Augusto López, culpó a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por el mal manejo de la presas y anunció acciones legales contra la empresa por provocar inundaciones en los municipios de Nacajuca, Jalpa y Cunduacán en medio de las lluvias por el paso del ciclón ‘Eta’, lo que propició un enfrentamiento con su director Manuel Bartlett, quien se burló del anuncio de la denuncia.

Fuente: Expansión