Para Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, el manejo del país en materia económica se hace como si se tuviera un crecimiento de 9%, cuando en realidad el país tiene un decrecimiento en ese porcentaje, por lo que indicó que, para retomar el camino del desarrollo, es necesario dar certidumbre a la inversión privada.

“No podemos manejar un país que está decreciendo a 9%, como si estuviéramos creciendo a 9%”, declaró Romo en su mensaje durante la inauguración de la XLII Convención del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas.

De acuerdo con el funcionario, es necesario tener las reglas del juego claras para catalizar la inversión privada en el país, la cual representa 87% de la inversión total.

“La inversión privada necesita planificar a mediano y largo plazo y para ello necesita certidumbre. Podemos cambiar las reglas del juego que sean necesarias, pero una vez cambiadas o preestablecidas, estas deben de permanecer y ser transparentes”, expresó el funcionario.

Asimismo, Romo destacó que la iniciativa privada cuenta con recursos que pueden atraer inversión extranjera; sin embargo, insistió en la certidumbre y en las reglas del juego claras, para poder potencializar todos los recursos.

“Sólo con certidumbre, podremos activar los 30,000 millones de dólares disponibles para inversión inmediata que comenta la Amexcap. Sólo con certidumbre también podremos activar los 1.2 billones de pesos de la banca. Dinero disponible hay sólo tenemos que trabajar en dar certidumbre”, acotó.

Contexto comercial

Romo explicó que, en el contexto de la pandemia, las reglas comerciales se definen, por lo que es necesario que México no se quede fuera de la atracción de inversión extranjera; sin embargo, esto sólo se podrá hacer con apoyo a la tecnología.

“La competencia mundial por la inversión directa arrecia, es una guerra, la guerra comercial ya está servida en tres bloques poderosos: América del Norte, Europa y Asia – Pacífico, ganará aquel que ofrezca más certidumbre a los inversionistas”, detalló.

El funcionario añadió que, de acuerdo con la adaptación de México a dicho contexto, esta guerra comercial puede representar una oportunidad o una amenaza para el país.

“Esto dependerá de que nuestras decisiones que nosotros como gobierno infundamos certidumbre. El panorama mundial no está para desperdiciar oportunidades”, indicó Romo.

Fuente: El Economista