Por Adrián Ojeda Castilla

El Senado de la República dio un “paso histórico” al aprobar la regulación del consumo, producción, distribución y comercialización del Cannabis en el país, dejando atrás el pasado prohibicionista y la sangre que ha provocado el crimen organizado, enfatizaron los promotores de este dictamen.

Morena, PRI, MC, PVEM, PES, PRD y PT respaldaron el dictamen al que los legisladores le dicen que es para regular el “autoconsumo, uso lúdico y medicinal”; los panistas Xóchitl Gálvez, Gustavo Madero y Raúl Paz Alonso se sumaron a la mayoría, mientras que el resto de los senadores del blanquiazul votaron en contra, porque “se abre el mercado de las drogas en el país”, consideraron Damián Zepeda y Martha Márquez.

Con la aprobación del dictamen en lo general por 82 votos a favor, 18 en contra y siete abstenciones, se expide la Ley Federal para la Regulación del Cannabis, y se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley General de Salud y del Código Penal Federal.

La senadora Patricia Mercado consideró que es un error no despenalizar totalmente el Cannabis; sin embargo, aclaró que la agente quiere marihuana sin sangre, dejando atrás el pasado prohibicionista.

Durante la discusión en lo general, Damián Zepeda y Martha Márquez fueron los únicos panistas que defendieron en la tribuna su voto en contra. El senador opinó que la regulación de la marihuana va a permitir a alguien que quiere divertirse con una droga, pueda echarse un “churro”, de eso se trata esta reforma, no de otra cosa, aclaró.

Al inicio de la sesión, los legisladores de Movimiento Ciudadano regalaron a sus partes que votaron a favor, un reloj verde en el que se leía “Llegó la hora de regular”, mismos que colocaron en sus escaños, mientras que los senadores portaban un pañuelo blanco con una hoja de marihuana bordada en la bolsa superior del saco.

Algunas senadoras y senadores como Lucía Micher, Claudia Ruiz Massieu, Miguel Ángel Mancera y Alejandro Peña, acudieron al plantón de organizaciones pro-mariguana que se localiza afuera del Senado para pedir les obsequiaran una planta con la yerba; sin embargo, los promotores de este enervante no solo se negaron, sino que los regañaron al señalar que “nosotros no nos prestamos solo para la foto”.

Entre los cambios, el dictamen aprobado señala que no podrán entrar al domicilio de un consumidor, pero éste deberá adecuar su vivienda para no afectar a vecinos, en referencia a lo establecido sobre el derecho a presentar denuncia contra quien no acate reglas de no afectar a terceros.
Uno más es la liberación de los detenidos por posesión y borrar ese antecedente penal.

La mayoría legislativa coincidió en que esta norma debe contribuir en la medida de lo posible en la descriminalización y despenalización de los actos relacionados con la planta; que debe enfocarse en una regulación responsable basada en la libertad de las personas y en la construcción de un mercado interno que sirva para garantizar las libertades y los derechos; este debe ser el gran instrumento.

Dante Delgado, de Movimiento Ciudadano dijo que se trata de una regulación del cannabis de avanzada, que reconoce derechos y que le sirva a México. “La regulación del cannabis será recuperar la paz o no será”.

“Movimiento Ciudadano tiene la convicción de que México debe pasar de una política prohibicionista, que ha cobrado la vida de cientos de miles de personas, a una política de ejercicio de derechos, libertades y desarrollo social, porque mientras que consumir cannabis nunca ha matado a nadie, la guerra contra las drogas sí ha cobrado la vida de cientos de miles de mexicanas y mexicanos”.

De acuerdo con el dictamen, se eliminamos varias de las restricciones y barreras de entrada al mercado para los productores y campesinos nacionales, “porque si esta reforma no sirve para incorporar a estos grupos a un sector productivo estratégico, de nada servirá”, dijo Dante Delgado al señalar que 40% de las licencias de cultivo se otorgarán a estos sectores y se profundizan las acciones afirmativas para fortalecer su participación en el mercado.

En un tema fundamental para Movimiento Ciudadano, logramos evitar la criminalización de las personas cuidadoras, de aquellas madres y padres que recurren a remedios médicos basados en el cannabis para aliviar dolores y sufrimiento. Dijimos no a la criminalización de quienes lo único que buscan es cuidar la salud de sus seres queridos.

Los senadores que defendieron el dictamen señalaron que se logró fortalecer el mercado del cannabis no psicoactivo; es decir, del cáñamo, un sector que debe ser una palanca de desarrollo para el país, el campo y la agroindustria nacional.

Entre otras cosas, se logró permitir la transformación y comercialización de productos comestibles y bebibles, un mercado que resultará estratégico para el país, y se dejó de considerar como una sustancia psicoactiva en el Código Penal.

Se pasó de un proyecto altamente punitivo, de hiper-regulación y de exclusión de los productores y campesinos mexicanos, a uno que, aunque es perfectible, es mucho más garantista, mucho más incluyente y con mayores acciones afirmativas, para beneficiar a las comunidades afectadas por esta guerra y este sistema prohibitivo, indicó Dante Delgado.