Francisco Garfias

Respuesta de Alejandro Gutiérrez, otrora secretario general del PRI, a las declaraciones de Javier Corral, en el sentido de que deberá regresar a la cárcel por peculado y purgar una pena de seis años sin beneficios.

Dice del gobernador de Chihuahua: “Está loco, es un sicópata. Es un hombre enfermo con poder, lo que es peor”.

Gutiérrez pasó nueve meses en un reclusorio de Chihuahua, acusado de desviar recursos a campañas del PRI en el 2016, en perjuicio del estado grande. Desde mayo del 2019 vive en libertad condicional, luego de pagar 1.7 millones de pesos por reparación del daño.

La fiscalía estatal, controlada por el gobernador, se inconformó, apeló y ganó. El gobernador se apresuró a salir a los medios para anunciar su victoria. Aseguró que Gutiérrez tiene cinco días para comparecer ante un juez de control, para ser recluido en el penal.

Esta vez, dijo, deberá cumplir una condena de seis años por peculado grave, sin beneficio alguno. De no hacerlo sería declarado prófugo, advirtió.

“No esperaba otra cosa. Yo no creo que sus empleados me fueran a absolver. Lo que me extraña es que a año y medio que se metió la apelación, apenas ayer la admiten y hoy la resuelven”, destacó Gutiérrez.

El expriista asegura que Corral no habla con la verdad al hacer esos señalamientos. “Faltan instancias federales, que ya no están en su área de influencia. Allí no son empleados de él”, destacó.

—¿Qué ves en el fondo de esa obsesión de perseguir adversarios? Está tu caso y el de la alcaldesa Maru Campos, a quien también persigue, ‒preguntamos.

—El problema es que el estado está en quiebra técnica y que no busque culpables. Es por él. Tiene cinco años manejando las finanzas y la cosa está peor que nunca.

¿Por qué hoy?

Gutiérrez destacó que inicia el proceso electoral en Chihuahua, y se le está derrumbado el estado. “No me digas que soy tan importante; ni que 700 mil pesos más IVA –el costo de las horas de vuelo le reclaman– sea tan importante para que el gobernador le dedique dos años de su gobierno a mi tema. Es lo que se gasta él en un día de helicóptero paseándose y jugando golf”, remató. Continuará…

*

Los responsables del Banco de México y la Secretaría de Hacienda arquearon las cejas al enterarse de la aprobación, en comisiones del Senado, de la iniciativa que obliga a Banxico –garante de la estabilidad financiera– a captar moneda extranjera en efectivo.

Tan es así que el banco central, siempre cuidadoso y moderado, dio a conocer un comunicado en el que advierte sobre los riesgos de que –una vez que entre en vigor la modificación– ingresen divisas provenientes de actividades ilícitas.

“Esto puede representar un riesgo importante para el sector financiero nacional en su interacción con el sistema financiero internacional”, advierte el comunicado del banco central.

Y agrega: “… La iniciativa implica que los riesgos antes descritos se transfieran al Banco de México, al imponerle la obligación de recibir dichos recursos en efectivo”.

La senadora de Morena, Celeste Sánchez, fue sensible a los argumentos del comunicado y propuso que el proyecto se detenga hasta escuchar los puntos de vista de Banxico y la SHCP. ¿Resultado? La sacaron de la Comisión de Hacienda y metieron a Martha Guerrero Sánchez, según un oficio de la Jucopo.

*

No paran las malas noticias derivadas de la pandemia. Ayer se registró la cifra más alta de contagios en un día: 12 mil 081. La capacidad de los hospitales está en riesgo de ser rebasada.

Ayer obtuvimos copia de un oficio “urgente” dirigido al doctor José Alberto Merino Rajme, director del Centro Médico Nacional 20 de Noviembre, que da una idea de lo que ocurre.

El documento incluye la posición de cuerpo médico del hospital del ISSSTE de no recibir más casos sospechosos de covid, ante las condiciones de insuficiencia  de medicamentos como sedantes, analgésicos y anestésicos.

“En este momento, el 22 por ciento de los pacientes hospitalizados en área covid se encuentran con asistencia mecánica ventilatoria, sin contar a los pacientes con apoyo mecánico ventilatorio con diagnósticos no covid.

“… De no contar con los medicamentos indicados y suficientes, la posición del cuerpo médico es la de no aceptar más pacientes con sospecha de covid.

“Hay que cerrar el acceso a los mismos, tomando en cuenta que no se cumple el principio bioético básico de proporcionar el máximo beneficio a las personas, independientemente de las implicaciones médico-legales que pudieran derivarse”.

Publicado en Excelsior