Rusia aprobó el sábado su vacuna Sputnik V para tratar el COVID-19 en personas mayores de 60 años, reportaron agencias de noticias locales citando al Ministerio de Salud.

Los mayores de 60 años habían sido excluidos del programa nacional de inoculación ruso debido a que la vacuna se había probado por separado en ese grupo.

“El Ministerio de Salud aprobó cambios en la instrucción de uso del medicamento. La vacuna Sputnik V está autorizada para el uso en personas de mínimo 18 años, de manera que los ciudadanos mayores de 60 años también podrán vacunarse contra el nuevo coronavirus”, dijo a la cadena Rossiya 24.

Con esta confirmación, es muy probable que el presidente Vladímir Putin, de 68 años, se vacune en los próximos días, como lo había dicho el pasado 17 de diciembre, al señalar que lo haría “en cuanto sea posible, debido a su rango de edad.

“Escucho las recomendaciones de los especialistas y, por tanto, aún no me he vacunado, pero está claro que lo haré en cuanto sea posible”, dijo el mandatario durante su conferencia de prensa anual, realizada en ese momento desde su residencia de Novo-Ogaryovo, en los suburbios de Moscú.

Asimismo, dijo que “tenemos una buena vacuna, a la vez segura y eficaz (…) con un nivel de protección de 96 a 97 %”, según los expertos.

La vacunación de la población rusa comenzó a principios de diciembre con los trabajadores en situación de riesgo, especialmente los de los sectores de la educación y la salud, que fueron los primeros en recibirla.

Por otro lado, el primer ministro ruso, Mikhail Mishustin, confirmó este 25 de diciembre que se suministrarán casi 6,5 millones de dosis de la vacuna Sputnik V a sus centros médicos en enero y febrero de 2021.

El ritmo de producción de vacunas aumenta. Según nuestros cálculos, en enero y febrero los centros médicos recibirán casi 6,5 millones de dosis. Eso está muy bien”, dijo Mishustin durante una reunión con productores de la vacuna contra la covid-19.

Fuente: semana