La caída en el sistema eléctrico que provocó un apagón con afectaciones aún no cuantificadas en el país es una lamentable experiencia que conocemos en Baja California Sur, donde se han experimentado múltiples cortes de luz a lo largo del verano de este año que está por concluir, indicó la senadora Guadalupe Saldaña Cisneros.

Es una problemática que exige atenderse con bases técnicas e instrucciones de gente especializada; desde el Senado solicitaremos una investigación para identificar las causas del apagón y prevenir que no se repita, declaró.

El Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional dio puntual seguimiento durante este año que concluye sobre dos temas que considera fundamentales tales como: las energías limpias y la suficiencia del suministro, sentenció Lupita Saldaña al referirse a la conveniencia de que las decisiones no tengan tintes políticos sino argumentos técnicos.

“El monopolio de la trasmisión de energía eléctrica en México lo tiene la CFE con una administración que decidió ignorar las energías limpias y en su lugar da prioridad a la energía más cara que produce la CFE, con plantas que muchas son obsoletas. Si en el país ocurrió esto, para mi estado la circunstancia es más apremiante, está en promesa una inversión por 15 mil millones de pesos, en promesa la construcción de una planta de ciclo combinado, que logramos a través de un punto de acuerdo”, comentó Saldaña Cisneros.

El apagón nacional se estima en un primer balance, afectó a 10 millones de usuarios. Cabe señalar que usuarios no es igual a número de población, por cada casa donde habita una familia de 4 integrantes, se registra solamente un medidor, es decir, un usuario, informó.

Al respecto, la senadora por Baja California Sur explicó que su entidad conoce bien los estragos y daños que representan los apagones que van desde los electrodomésticos dañados hasta la maquinaria de los cárcamos que abastecen de agua potable que dejan de operar y en consecuencia, afectan la distribución hídrica.

“No se pueden generar condiciones de desarrollo, sin tener suficiencia de energía eléctrica. Estamos frente a un reto enorme para el próximo 2021, donde la actual administración federal desde la Secretaría de Energía y la CFE insisten en dar respuestas políticas, cuando se trata de cuestiones técnicas. Incluso se mantiene la postura de ignorar los tratados internacionales que México ha suscrito, para realizar todas las modificaciones hacia una generación de energías no contaminantes.

“El desafío para el siguiente año es cumplir con la ley, cumplir con la Agenda 2030, que es un compromiso vigente y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que la CFE atienda las recomendaciones emitidas por especialistas y deje sus intereses de partido para otros espacios”, afirmó.