Una turista mexicana subió a la pirámide de Kukulcán en Chichén Itzá, algo que está prohibido por las autoridades desde 2008.

De acuerdo con el medio nacional Milenio, la visitante saltó las cuerdas de seguridad el domingo y subió 91 escalones de la pirámide para cumplir, según dijo, una promesa que le hizo su esposo: “esparcir sus cenizas”.

La respuesta del INAH

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) inició un expediente administrativo por el acceso no autorizado al monumento arqueológico.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó que a las 13:40 hrs del 3 de enero de 2021, se activaron los protocolos de seguridad en la Zona Arqueológica de Chichén Itzá en Yucatán, por el reporte que señalaba que una persona del sexo femenino pretendió acceder sin autorización a la pirámide denominada El Castillo por una de sus escaleras laterales.

Las primeras indagatorias señalan que la persona de sexo femenino es originaria de Tijuana, Baja California llegó a Chichén Itzá, por medio de una agencia turística. Los agentes del orden informaron al INAH que el momento de los hechos, la femina se encontraba en estado de ebriedad.

Por su parte el abogado José Arturo Chab Cárdenas, jefe del Jurídico del INAH en Yucatán, señaló “que desde el día de domingo se abrió el expediente administrativo No. CINAH/YUC/JUR/01-2021 por los hechos que construyen una infracción a la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos, por lo ya fueron citados a que comparezcan al jurídico del INAH los probables responsables”.

No se puede subir a las pirámides

La Ley Federal Sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas establece que los infractores deberán ser citados por el instituto competente, quien dictará la sanción, por lo que la turista podría recibir una fuerte multa.

Fuente: Yucatán.com.mx