La vacuna de Pfizer Inc y BioNTech contra el Covid-19 parece funcionar contra una mutación clave en las nuevas variantes altamente transmisibles del coronavirus descubiertas en Reino Unido y Sudáfrica, según un estudio de laboratorio realizado por la farmacéutica estadounidense.

El estudio, que aún no ha sido revisado por homólogos y que fue realizado por Pfizer y científicos de la rama médica de la Universidad de Texas, indicó que la vacuna era eficaz para neutralizar el virus con la llamada mutación N501Y de la proteína de la espícula.

La mutación podría ser responsable de una mayor transmisibilidad y se había expresado la preocupación de que también pudiera hacer que el virus escapara a la neutralización de anticuerpos provocada por la vacuna, según afirmó Phil Dormitzer, uno de los principales científicos de la vacuna viral de Pfizer.

Los primeros resultados de las pruebas ofrecen algo de esperanza, mientras Gran Bretaña y muchos países en el mundo intentan controlar las variantes más infecciosas que las autoridades creen que están provocando un aumento de las infecciones que podrían abrumar a los sistemas de salud.

El estudio se llevó a cabo con sangre extraída de personas a las que se les había administrado la vacuna. Las conclusiones son limitadas, porque no se analizó el conjunto completo de mutaciones encontradas en ninguna de las nuevas variantes del virus.

Dormitzer dijo que es alentador que la vacuna pareciera ser efectiva contra la mutación, así como contra otras 15 mutaciones que la compañía había probado previamente.

“Así que ahora hemos probado 16 mutaciones diferentes, y ninguna de ellas ha tenido realmente un impacto significativo. Esa es la buena noticia”, dijo. “Eso no significa que la décimo séptima no lo haga”.

Dormitzer señaló otra mutación encontrada en la variante sudafricana, llamada la mutación E484K, también es preocupante.

Los investigadores planean realizar pruebas similares para ver si la vacuna es efectiva contra otras mutaciones encontradas en las variantes británicas y sudafricanas y esperan tener más datos en semanas.

Los científicos dicen que estas variantes son más transmisibles que las previamente dominantes, pero no se cree que causen casos más graves de la enfermedad.

Algunos científicos han expresado su preocupación por el hecho de que las vacunas que se están extendiendo podrían resultar ineficaces para proteger contra las nuevas variantes, en particular la que surgió en Sudáfrica.

Simon Clarke, profesor asociado de microbiología celular de la Universidad de Reading, dijo esta semana que aunque ambas variantes tenían algunas características nuevas en común, la que se encontró en Sudáfrica “tiene varias mutaciones adicionales” que incluían alteraciones más extensas de la proteína de la espícula.

La vacuna de Pfizer/BioNTech y la de Moderna Inc., que utilizan la tecnología del ARN mensajero sintético, pueden ser rápidamente modificadas para abordar nuevas mutaciones de un virus si es necesario. Los científicos han sugerido que los cambios podrían hacerse en tan solo seis semanas.

Fuente: Reuters