La Comisión Federal de Electricidad (CFE) colocó dos bonos por un total de 2,000 millones de dólares (mdd) en los mercados norteamericanos con la finalidad de obtener recursos para refinanciar un bono que tendrá vencimiento el próximo 26 de mayo, así como para poder financiar el Programa de Inversiones incluido en el Plan de Negocios 2021-2025 de la empresa.

“Los recursos obtenidos se utilizarán para el refinanciamiento del bono CFE 21 con vencimiento el próximo 26 de mayo por 1,000 millones de dólares, así como para fines generales del corporativo de acuerdo con la Ley de la Comisión Federal de Electricidad, en particular para financiar el Programa de Inversiones de la Empresa considerado en el Plan de Negocios 2021-2025”, dijo la Comisión a cargo de Manuel Bartlett Díaz mediante un comunicado emitido la tarde de hoy.

Se trata de dos bonos que tendrán plazos de 10 y 30 años. El primero, con vencimiento a febrero de 2031, es por 1,200 mdd y otorga al inversionista un rendimiento anual por 3.348%, expuso la CFE, mientras que el segundo a vencer el mismo mes de 2051 asciende a los 800 mdd con un rendimiento de 4.677%.

Agregó que el bono se emitió bajo el esquema 144A / Reg S. y forma parte del programa de financiamiento de la CFE para el presente año, aprobado por el Consejo de Administración.

La CFE también recordó que la emisión del bono internacional cuenta con las calificaciones ‘Baa1’ por parte de Moody’s, ‘BBB’ de Standard & Poor’s y ‘BBB-‘ de Fitch Ratings, “todas estas dentro del ‘Grado de Inversión’, el máximo nivel en la escala global”, subrayó.

Añadió que los coordinadores globales de la transacción fueron BBVA, Goldman Sachs & Co. LLC, J.P. Morgan y Mizuho Securities. Los bancos colocadores (Joint Bookrunners) fueron Barclays, Citigroup y Santander.

Detalló que durante la operación, se recibieron ofertas por más de 10,000 mdd, es decir, lo equivalente a 5.2 veces el monto colocado. Además, contó con la participación de más de 500 órdenes por parte de inversionistas, incluyendo fondos de inversión, aseguradoras, fondos de pensiones y bancos de Norteamérica, Europa, Asia y América Latina, “convirtiéndola en una de las transacciones más demandadas y exitosas en la historia de la CFE”, consideró.