La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) recomendó al Congreso de la Unión no aprobar en los términos propuestos, la iniciativa con proyecto de decreto por el que se reforman y adicionan diversas disposiciones de la Ley de la Industria Eléctrica, ya que podría afectar severamente la competencia y libre concurrencia en la generación y comercialización de energía eléctrica del país.

El presidente Andrés Manuel López Obrador envío el 1 de febrero al Congreso de la Unión la iniciativa para reformar Ley de la Industria Eléctrica (LIE), la cual propone modificar el orden de los generadores de energía para “alimentar” el sistema eléctrico nacional, dando prioridad a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) sobre los particulares. 

El organismo que dirige Alejandra Palacios, advirtió que de entrar en vigor esta modificación a la ley, podría traducirse en tarifas finales de suministro eléctrico más altas, mismas que deberán pagar los consumidores y/o el gobierno mediante subsidios.

“En aras de no afectar los principios de competencia y libre concurrencia en la generación y suministro de electricidad, en quebranto del orden constitucional, y sobre todo en perjuicio de los usuarios de este imprescindible servicio, la Cofece recomienda no aprobar en sus términos la Iniciativa”, resaltó en un comunicado.

Explicó que el marco constitucional vigente contempla la posibilidad de la competencia en la generación y suministro de electricidad, actividades en las que sin excepción, todos pueden participar, tanto los privados como la Comisión Federal de Electricidad (CFE); sin embargo, destacó que de aprobarse la iniciativa, se impediría la competencia en la generación y el suministro de energía eléctrica.

La Cofece destacó que la iniciativa elimina el despacho económico de electricidad; quebranta la garantía de acceso abierto a la Red Nacional de Transmisión y las Redes Generales de Distribución; propone que el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) otorgue dicho acceso y permite a CFE adquirir electricidad sin recurrir a competencias.

“Esto implica que alrededor del 84 por ciento de la generación existente, tendría derecho a ser adquirida por el principal suministrador del país a través de métodos no competidos. Así, la competencia dejaría de ser el mecanismo para garantizar que CFE y otros suministradores calificados adquieran la electricidad a los menores precios posibles, lo que eventualmente incrementaría las tarifas o los subsidios a estas”, advirtió.

Refirió que en un contexto de recuperación económica, es sumamente importante que las empresas mexicanas tengan acceso barato y eficiente a la electricidad, al igual que las familias paguen menores tarifas para que su dinero alcance para más.

Recordó que la Suprema Corte de Justicia de la Nación, invalidó diversas disposiciones de la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad del Sistema Eléctrico Nacional que van en el mismo sentido que varias de las modificaciones propuestas en la Iniciativa.

Fuente: Milenio