La Cámara de Diputados, a través del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA), anunció la convocatoria del Premio Nacional “Dip. Francisco J. Múgica”, sobre Desarrollo Rural Sustentable y Soberanía Alimentaria, quinta edición, 2021.

Asimismo, presentó el libro “Políticas públicas para la gestión del desarrollo sustentable de la cadena productiva, plantas medicinales en México”, primer lugar del certamen 2020, cuyos autores son Ameyali Hernández y Felipe Reyes Fuentes, de la Universidad Autónoma de Chapingo.

 Al anunciar la convocatoria del Premio Nacional, la presidenta de la Comisión de Pueblos Indígenas, diputada Irma Juan Carlos (Morena), destacó su transcendencia al impulsar el desarrollo del campo mexicano generando un espacio de oportunidad para los jóvenes investigadores y a los actores interesados en el sector rural del país, porque “la agricultura es el pilar fundamental del que se nutre la humanidad”.

Subrayó la relevancia de que este certamen coadyuve a promover el desarrollo regional y el bienestar social y económico de la población rural e indígena, en especial fortaleciendo el marco conceptual, legislativo e institucional del desarrollo del agro con un enfoque de igualdad de género.

Apuntó que se busca fomentar un sistema alimentario justo y sustentable para mejorar la calidad de vida de las comunidades a partir de la producción local que permita transitar de una economía de subsistencia a una productiva, mediante la comercialización de los excedentes a precios justos. 

Por ello, el Estado debe proteger y garantizar de manera progresiva los derechos humanos de los pueblos autóctonos y campesinos, evaluando junto con los pequeños productores la legislación y la política pública que permita y promueva la autonomía de estas comunidades, fomente y proteja la agricultura tradicional y la soberanía alimentaria, articulada en los valores tradicionales como la reciprocidad, solidaridad y respeto, sostuvo.

Sobre todo, porque la legislación y las políticas públicas para el campo han sido construidas en las últimas décadas desde la lógica del negocio neoliberal y con la perspectiva monocultural sin atender la multiculturalidad de México ni proteger el vínculo de campesinos e indígenas con la tierra, advirtió.

Refirió que los indígenas participan en 6 mil 830 ejidos, que representan el 22.9 por ciento de los núcleos agrarios y dueños de 22 millones 624 mil hectáreas de propiedad comunal y ejidal, además de 5 millones en la modalidad privada. Las comunidades autóctonas y rurales son propietarias de más del 80 por ciento de los ecosistemas naturales, donde se concentra gran parte de la biodiversidad del país.

Participación de legisladoras y legisladores

El diputado Eraclio Rodríguez Gómez (PT), presidente de la Comisión de Desarrollo y Conservación Rural, Agrícola y Autosuficiencia Alimentaria, comentó que es necesario cuidar la herbolaria, la pequeña agricultura y estar obligados, desde las instituciones y el Gobierno, a atender la base educativa del campo mexicano. “Que estos eventos se sigan fortaleciendo; el Centro de Estudios es un acierto y han contribuido a la toma de decisiones del Congreso”.

Subrayó que pese a la pandemia los campesinos y productores han cumplido con la producción de alimentos para el país. Dijo que gracias a los campesinos que se dedican a la agricultura, México tiene un ingreso importante derivado de la exportación de estos productos que lo coloca entre los exportadores más destacados del mundo. 

El diputado Diego Eduardo Del Bosque Villarreal (Morena) comentó que el estudio de las plantas medicinales no se ha fomentado dese el punto de vista de la legislación y se ha estigmatizado su uso ya que, dijo, se ve como un tema de atraso en contra del desarrollo de la ciencia. “Tenemos que combatir esa visión”, señaló. 

Explicó que en todos los municipios del país existen mercados de estas plantas, deja una derrama económica de más de mil millones de pesos con más de 40 mil hectáreas dedicadas a su sembradío. “Tenemos la gran tarea de fomentar el uso de plantas medicinales”, sostuvo. 

 La diputada del PT, Maricruz Robledo Gordillo reconoció y felicitó el esfuerzo de los autores del libro, sobre todo porque la investigación tomó en cuenta a los campesinos y revalora la medicina herbolaria mexicana, lo cual es de vital importancia recuperar la confianza en su aporte curativo, que se le ha negado, pese a que nuestros antepasados las utilizaron. Consideró oportuno también estudiar la eventual aportación de sanación de plantas milenarias como el peyote y la marihuana.

Impulsar y fomentar la investigación científica y tecnológica 

José Gildardo López Tijerina, encargado de la Dirección General del CEDRSSA, resaltó la importancia de que la quinta edición del Premio Nacional “Dip. Francisco J. Múgica”, sobre Desarrollo Rural Sustentable y Soberanía Alimentaria 2021, se lleve a cabo en las mismas condiciones del año pasado, debido a la pandemia; no obstante, la respuesta fue muy favorable por la presentación de trabajos que reflejaron el gran interés y esfuerzo por parte de los investigadores jóvenes y maduros, por lo que se les estimulará para que sigan participando.

Indicó que el certamen se creó para impulsar y fomentar el estudio e investigación científica y tecnológica y los proyectos de participación social que contribuyan al desarrollo rural de México, mediante las consultas, reportes del sector agropecuario, fuente de información de los legisladores y las comisiones vinculadas al sector rural y agropecuario.

Destacó la participación de las universidades Autónoma de Chapingo, Autónoma Agraria Antonio Narro, Autónoma Metropolitana-Unidad Xochimilco, Instituto Politécnico Nacional, Instituto de Investigaciones Económicas y el Programa Universitario de Estudios del Desarrollo de la UNAM y, del Instituto Nacional de Administración Pública, quienes califican los trabajos presentados.

Presentación del libro

Ameyalli Hernández Hernández, coautora del libro “Políticas públicas para la gestión del desarrollo sustentable de la cadena productiva, plantas medicinales en México”, primer lugar del certamen 2020, investigación conjunta con la Universidad Autónoma Chapingo, afirmó que las plantas medicinas no pueden quedar marginadas para lograr el desarrollo del país. 

Explicó que es una investigación que plasma un trabajo conjunto con mujeres y hombres productores de la cadena productiva, médicos tradicionales, recolectores, acopiadores y terapeutas; proceso en el cual se descubrieron vacíos en diversos ámbitos, al no tenerse información sobre el número de hectáreas que se cultivan en México con plantas medicinales, tampoco sobre la función de las instituciones de investigación científica ni un marco legal que fomente su producción y regule su uso.

Al referirse al contenido de la obra, el coautor Felipe Reyes Fuentes apuntó que la herbolaria médica es una herencia biocultural que debe considerarse como un bien público y atenderse desde todos los enfoques, en particular desde el Poder Legislativo donde hay mucho que hacer para regular e impulsar el uso de las plantas curativas.

Explicó que la investigación se centró en las características de la cadena productiva, donde existía un vacío porque se desconocía el proceso de cultivo, recolección, acopio, embalaje, venta, distribución, generación de empleo, derrama económica y evaluación de los efectos del uso de las plantas medicinales, diagnóstico que se realizó mediante un algoritmo para conocer la condición en que se encuentra el país, y definir las acciones pertinentes en el marco jurídico para transitar al aprovechamiento del sector a través de políticas públicas. 

Isalia Nava Bolaños, investigadora titular del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, dijo que al hablar de desarrollo rural sustentable no solo se hace referencia a la agricultura, sino que se consideran el bienestar social, el económico, la sociedad rural, el desarrollo regional y la seguridad alimentaria. 

Luis Miguel Martínez Anzures, presidente del Instituto Nacional de Administración Pública, consideró un honor pertenecer al premio porque, dijo, “siempre he creído en el desarrollo nacional e integral porque es desde un ente de integralidad para las comunidades en su conjunto”. 

Martha Vianey Perales García, profesora titular en la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro, Unidad Laguna, reconoció al CEDRSSA por seguir impulsando los estudios del desarrollo rural en México. Explicó que el estudio de las plantas medicinales es una actividad abandonada por el Estado al no considerarla prioritaria ya que no se cuenta con estadísticas productivas en las mismas.