El senador Ricardo Monreal Ávila reconoció que, en las elecciones intermedias del mes de junio, Morena “ya no arrasará” como lo hizo en 2018; sin embargo, confió en que este proceso que ha vivido México en los últimos tres años, se va a refrendar el proceso de transformación que vive México.

“Será una contienda electoral más competida, con márgenes más cerrados, pero no le va a quitar el carácter refrendatorio al gobierno. Siempre en la etapa intermedia se mantiene la esperanza en un porcentaje amplio y también la intención de refrendar o no el proceso en el que están involucrados los integrantes de un pensamiento político”, indicó líder del grupo parlamentario de Morena en la Cámara alta.

Al participar en la presentación del libro “Puntos de acuerdo de un joven en la política”, de Faruk Miguel Take, el senador consideró que la oposición está confiada en que por el hecho de que no aparecerá el presidente Andrés Manuel López Obrador en las boletas electorales, les será más fácil recuperar espacios, pero esto, no será así.

“Algunos miembros de la oposición creen que será fácil para ellos, dado que en esta elección no estará en las boletas el presidente López Obrador y que, por tal, será mucho más fácil que en el 18 vencer en un distrito, en un municipio o estado.

“Yo no lo creo. A pesar de que López Obrador no estará en las boletas va a ser un ejercicio refrendatorio a las políticas públicas que se han implementado, incluso a las medidas legislativas que hemos asumido y que hemos impulsado desde el congreso de la Unión, desde las Cámaras de Diputados y Senadores”, señaló.

Monreal Ávila aceptó que hoy México está viviendo una etapa muy complicada, polarizada, por el proceso electoral que estamos viviendo: “Sí con desencuentros porque hay dos visiones que se están enfrentado: el viejo régimen con un proceso de transición y transmisión de nuevos principios y el de una política distinta”, resaltó Monreal Ávila.

Destacó que el país tiene un presidente que se alejó de la ortodoxia política y de la vieja política para asumir una posición fresca, saludable, de austeridad, de sobriedad y de desmitificar al poder y a los hombres que lo encabezaban y representaban.

Consideró que es momento de que los jóvenes deben involucrarse en la política porque representan la generación del relevo, son los encargados de darle continuidad al proceso de transición que se vive en el país.