El Pleno de la Cámara de Diputados aprobó, por unanimidad de 455 votos, reformar la Ley de Aguas Nacionales, a fin de establecer que el Programa Nacional Hídrico incluya el aprovechamiento sustentable, ahorro y uso eficiente, lo que asegurará la disponibilidad del líquido.

El dictamen, que adiciona un párrafo segundo a la fracción III del artículo 9 y reforma la fracción VIII del artículo 14 Bis 3 del citado ordenamiento, remitido al Senado para sus efectos constitucionales, agrega que habrá de promoverse el desarrollo e implementación de sistemas alternativos de aprovechamiento y captación de agua pluvial.

Incluye acciones de desarrollo sustentable, ahorro y uso eficiente del agua, y será coadyuvante en la investigación científica y desarrollo tecnológico.

El documento cita que en los últimos años la sobreexplotación de los recursos naturales ha llevado las condiciones climáticas del mundo a niveles críticos de equilibrio. Uno de los casos es el del agua, cuya escasez ha ido aumentando en todo el mundo y con esto la calidad de vida de todos los seres vivos ha sido afectada. Actualmente este problema daña a mil 600 millones de personas de las 7 mil 530 que habitan el planeta.

Sistemas de captación de agua de lluvia

Al fundamentar el dictamen, el diputado Feliciano Flores Anguiano (Morena) afirmó que los sistemas de captación de agua de lluvia pueden asegurar una cantidad importante para consumo con las características de suficiencia, salubridad y asequibilidad. El Estado podrá garantizar el derecho del agua con un recurso sustentable, aseveró.

“Es importante puntualizar que los sistemas alternativos para el aprovechamiento y captación de agua pluvial no se encuentran regulados en la actual ley; sin embargo, es un tema que se aborda en materia de asentamientos humanos y medio ambiente”, agregó.

Consideró que el Estado debe establecer las políticas públicas necesarias para que toda persona, sin la más mínima discriminación tenga acceso al vital líquido. “Si bien, la Ley de Aguas Nacionales es reglamentaria al artículo 27 Constitucional respecto a la administración y distribución de las aguas nacionales, no escapa a que tenga un sentido humanista y pueda enriquecerse con alternativas para llevar el agua a toda la población del país”.

Puntualizó que se requiere aprovechar la tecnología; los sistemas de captación de agua de lluvia y humedad atmosférica son ejemplo de estos avances. “El uso de tecnología permite cumplir con los compromisos internacionales en materia de derechos humanos, tales como la Agenda 2030 de los objetivos del desarrollo sostenible, en particular el objetivo seis, respecto del agua limpia y saneamiento”.

Aprovechar agua pluvial para satisfacer la demanda

Al fijar su postura, el diputado promovente, Brasil Alberto Acosta Peña (PRI), refirió que, si tan sólo se aprovechara el tres por ciento de los mil 500 kilómetros cúbicos de precipitación pluvial anual, se podría satisfacer la demanda de los 15 millones de mexicanos que hoy no tienen acceso al agua.

“Esto es un ejemplo claro de que la tecnología puesta al servicio del pueblo puede darle sustentabilidad. Se necesitan invertir recursos en el manejo integral del agua para evitar inundaciones y una de las maneras en que esto puede hacerse es a través de un plan inteligente de captura de agua de lluvia”.

 Afirmó que de nada servirá que en la ley quede reflejada la necesidad de aprovechar la lluvia si los gobiernos no le inyectan recursos ni realizan acciones concretas hacia su captura y recarga de los mantos freáticos. Consideró que los terrenos agrícolas, los espacios para la ganadería y los hogares serían el alma para la captación de lluvia.

“Hay que educar al pueblo y ponerlo en acción para que esto sea una realidad generalizada; comencemos por las escuelas para que los niños sean el motor de una nueva generación que haga suya la captura del agua”, puntualizó.