FRANCISCO RODRÍGUEZ

Dos nombramientos jalados de los pelos ha hecho quien despacha en donde no debería de estar: revivir el cargo de gobernador de Palacio Nacional y, para colmo, crear el de gobernador de la Ínsula Barataria, perdón de las Islas Marías, a un marino que no tiene caso ni decir su nombre. La historia del futuro cercano se encargará de destrozarlos.

‎Violando, no sé si conscientemente, la estructura constitucional de la federación mexicana y del Pacto Federal da rienda suelta a sus ocurrencias deleznables. De paso, somete a la vergüenza el nombre de un luchador social emblemático, José Revueltas, dando su nombre a un nuevo centro turístico que se erigirá en el lugar de su calvario. Así como suenaA partir de ya hay 34 gobernadores en México.

En su loca carrera por oponerse a todo aquello que le estorbe trata de arrasar con los fundamentos del Poder Judicial, amenazando a los jueces que no se plieguen a sus caprichos con el fantasma del despido. Igual quiere hacerlo con la autonomía de las calificadoras de riesgos de inversión, sujetas a otras jurisdicciones. El desconocimiento de la ley es palpable y ridículo.

‎Si no tuviera la obediencia absoluta, lacayuna, del presidente de la Suprema Corta de Justicia, no se atrevería. La solución Salgado Macedonio es la única que debe prevalecer. Pero no sabe en qué pantano se ha metido. No es cierto que todos anden asustados. Lo que pasa es que nadie se atreve a informarle el tamaño de sus desmanes placeros.

Protección especial en Sonora para Alfonso Blandazo

Cierto que Claudia Pavlovich, la que despacha como gobernadora en Sonora, regresó a su tierra temblando de miedo después de las amenazas recibidas en Palacio si no obedecía todas las instrucciones para proteger al candidato de Morena, Alfonso Blandazo. Pavlovich hizo una junta urgente con sus más cercanos colaboradores para darles las nuevas indicaciones políticas.

A raíz de ello, Blandazo se pasea no como candidato a la gubernatura, sino como un capo con todas las protecciones de las bandas delincuenciales en aquel estado, cerrando a su gusto todas las instalaciones hoteleras, restauranteras y sitios de descanso que visita. El que anda asustado es otro, según se ve.

La realidad es que las encuestas en Sonora no favorecen a Blandazo, que ha enseñado el cobre de la ignorancia en cuanta intervención ha tenido ante los medios de comunicación locales. La DEA y las autoridades norteamericanas lo citan constantemente para que explique su participación por omisión en el asesinato de nueve miembros de la familia LeBarón.

El que anda asustado creer que todos andan asustados. Falso

El gobierno de Joe Biden quiere tranquilidad en México, al menos en lo que se refiere a las masacres de los capos del narcotráfico, y para eso ha puesto a funcionar a todos los aparatos de investigación para que pongan las cosas en claro. Es el fantasma de Manuel Noriega, aquél cacique panameño que fue sacado de las orejas del país del Canal por los elementos armados estadunidenses por estar metido hasta el cogote en el trasiego.

El que anda asustado creer que todos andan asustados. Falso. Los primeros espantados con esos petates de muerto son ellos. La tranquilidad no podrá retornar a Palacio Nacional, al menos en lo que resta del sexenio, hasta donde reste, según se ve.

Sólo falta que en los próximos días se definan los ciudadanos que no quieren decir por quién van a votar para que se conozca la real posición de Blandazo, quien desde ahora está derrotado por amplio margen, a manos de la alianza de partidos opuestos a los satélites de Morena. Lo mismo está pasando en todos los estados que van a tener elecciones para gobernador.

Las minas de litio, ya en poder de empresas estadounidenses

Y ahora que se habla de minas de litio –ya en poder de empresas estadounidenses— habrá que decir en el mismo orden de ideas, que en los últimos meses los campesinos sonorenses de Caborca han denunciado incursiones a sus tierras por efectivos de la policía estatal, del Ejército mexicano e incluso de los miembros del crimen organizado para obligarlos a que dejen sus ejidos, cuyo subsuelo aloja una gran veta de oro‎…

… que meses atrás estuvo explotando ilegalmente la Minera estadunidense Penmont, aliada de la mexicana La Herradura, propiedad del prestanombres Alberto Baillères, de gran tradición de palafrenero. Todo el aparato está involucrado en el fraude electoral. La gobernadora Pavlovich anda asustada de que puedan descubrirle algunas cositas.

Muchos negocios para los protegidos de Audomaro Martínez

Recientemente, la administración de Joe Biden llevó a cabo un procedimiento de mutuo acuerdo con altos entorchados para que cooperen brindando información para desmantelar grupos criminales en México que tengan acceso al mercado norteamericano. No es que los demócratas vayan a regalar más vacunas, si acaso peticiones de aprehensión.

Y aunque no lo parezca, también andan asustados los jefecillos y entorchados del ejército, dependientes de Chencho Sandoval, pues intuyen desde ahora que no tardará en manifestarse el descontento de los oficiales y de la tropa ilustrada de Sotelo por tantos negocios que ha hecho circular el “caudillo” entre los favoritos de Audomaro Martínez.

Saben que su capacidad de fuego está rebasada por los capos del narcotráfico, quienes han formado ejércitos paralelos de mercenarios al servicio del hombrecillo de Tepetitán, como sus guardias o como sus sicarios, según se ofrezca. Pero los capos no perdonan.

Si se calientan las plazas, actúan. No van a permitir que ningún dictadorzuelo se entrometa en sus asuntos. Han costado demasiada sangre. Esto lo puede ver cualquiera que tenga dos dedos de frente y no se haya enceguecido por los favores provenientes del cartel de carteles, el de Palacio Nacional.

Ya rebotaron en EU los casos LeBarón y Salgado Macedonio

‎Esa declaración del embajador Ricardo Pascoe Pierce de que Salgado Macedonio está muy protegido por el sistema político mexicano porque se trata del enlace directo del poder con los grupos del narcotráfico, ha causado ámpula. No puede dejarse pasar así como así. Tiene demasiada cola de fondo.

De igual modo, la denuncia presentada por la familia LeBarón contra el ex secretario de Seguridad Ciudadana, Alfonso Durazo, por los cargos de omisión y crimen organizado, ya ha rebotado en donde se necesita que rebote, toda vez que se trata de ciudadanos que también tienen la nacionalidad estadounidense.

El señor Durazo estaba informado, argumenta la familia de víctimas LeBarón, que existían grupos criminales en la zona y que constantemente amenazaban a esos agricultores. Una acusación demasiada seria, que cayó como anillo al dedo de Morena en plena campaña electoral.

¿No cree usted?

Índice Flamígero: Cada vez más gobernadores (sic), pero como si no hubiera uno solo. Todos agacharon la cerviz en la reunión reciente con AMLO para dizque evitar fraudes electorales. Sus quejas se dieron a posteriori. Ninguno se atrevió a hacerlo frente al “caudillo”.

https://www.indicepolitico.comindicepolitico@gmail.com@IndicePolitico@pacorodriguez