Francisco Garfias

El Insabi lanzó, recientemente, una convocatoria para licitar la compra de 16 millones de medicamentos oncológicos. El plazo de entrega de cotizaciones venció ayer. El monto de  la compra está por encima de los mil millones de pesos.

Es la segunda vez que el Instituto de la Salud para el Bienestar se ve obligado a realizar directamente la compra, ante la permanente escasez de medicamentos.

Sobra decir que lo anterior es sólo un reflejo del fracaso que ha resultado la decisión de encargar la adquisición de medicamentos a la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops).

El organismo de la ONU cobra al Insabi 2 mil 800 millones de pesos sólo por la licitación de los medicamentos (antes lo hacía el Seguro Social), pero, con todo y el ventajoso contrato multianual que firmaron con el gobierno de México, no se hacen responsables de nada. Es lo que AMLO llama un “contrato leonino”.

La cosa anda tan mal que el gobierno se ha visto obligado a subcontratar a los que estaban antes. Ésos a los que acusaba de corruptos, voraces y no sé cuántas cosas más.

El propio López Obrador reconoció hace semanas que, en más de dos años de gobierno, no ha podido adquirir todos los medicamentos que el país necesita. Hay escasez por lo menos hasta mayo.

Es sabido que funcionarios mexicanos tuvieron que viajar a Corea, India y Ucrania para hacer compras directas a precios muy por encima de los del mercado.

Desorden, improvisación y cero ahorro en la compra de medicamentos.

*

Insabi, no hay que olvidarlo, le quitó toda la política de salud a los gobernadores, recursos incluidos. El argumento es la corrupción. El Instituto se hizo cargo de la nómina y la compra de medicamentos. Hoy debe a los proveedores nacionales alrededor de mil millones de pesos, según fuentes de la industria.

Antes de que esto ocurriera, el desaparecido Seguro Popular pagaba a los estados la atención a toda la población no derechohabiente. Los secretarios de Salud tenían a su cargo la tarea.

En la industria se quejan de que no hay una cabeza en el sector Salud. Sus “tres piernas” son el Insabi, la Unops y Birmex. El titular del ramo, Jorge Alcocer, da pena, y el doctor López-Gatell no se mete en las compras de medicamentos. Un relajo.

*

Se equivoca el Presidente al afirmar que “el INE juega sucio” y que su decisión de bajar de las candidaturas a gobernador de Félix Salgado, en Guerrero; Raúl Morón, Michoacán, y otros candidatos, “es un atentado a la democracia”.

Ya encarrerado, el primer mandatario aseguró que los consejeros del INE están convertidos en el “supremo poder conservador”.

“Ya deciden quién es candidato y quién no. Antes no era así, a lo mejor ya cambiaron las leyes o antes no se aplicaban y ahora sí aplican”.

Palabras fáciles, intencionadas, para descalificar a un árbitro electoral que no se somete a la voluntad del hombre de Palacio como los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Convendría que el Presidente repasara la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, que en su artículo 229, fracción 3, dice, textual: “Si un precandidato incumple la obligación de entregar su informe de ingresos y gastos de precampaña, dentro del plazo establecido, no podrá ser registrado legalmente como candidato”.

Los candidatos sancionados admitieron que no entregaron ese informe. Alegan que no hicieron precampaña. ¿En serio?

Algo más: el hecho de que en el pasado no se cumpliera la ley, no significa un cheque en blanco para seguirla violando.

*

Con el pretexto de la autonomía, la Fiscalía General de la República insiste en revisar los casos de los desaparecidos de manera aislada, sin analizar las causas de la violencia.

“No los dejo hacer, pero tampoco lo hago yo”, se queja Karla Quintana, titular de la Comisión Nacional de Búsqueda.

La funcionaria anunció que en la Segob —encabezada por Olga Sánchez Cordero— están decididos a dar la batalla para ajustar, en San Lázaro, la minuta de la Ley Orgánica de la Fiscalía General de la República que ya aprobó el Senado.

 *Este reportero se les va de vacaciones. Arsenal se volverá a publicar el martes seis de abril.

Publicado en excelsior