Con la celebración del Domingo de Ramos, la Iglesia Católica dio inicio a una de sus conmemoraciones más importes, la Semana Santa o celebración de la Pasión de Cristo, que este año se tendrá lugar de este  28 de marzo y hasta el próximo  3 de abril.

Aunque apegados a los lineamientos emitidos por las autoridades eclesiásticas debido a la pandemia, los templos religiosos abrieron sus puertas para recibir a los fieles que con palmas tejidas en mano acudieron a profesar su fe y recordar la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, montado en un burro mientras la multitud lo aclamaba con hojas de palma.

En Tlatelolco, la iglesia de Santiago recibió a los feligreses que este domingo acudieron para participar de la eucaristía de cuaresma y vivir su fe, no obstante y siguiendo indicaciones de las autoridades, el número de asistentes fue limitado.

La celebración inició con una procesión en la que participaron sacerdotes, colaboradores cercanos a la Iglesia y solo unos cuantos fieles a fin de evitar las aglomeraciones.

Como parte de los lineamientos emitidos por la Iglesia Católica para evitar contagios de Covid-19 durante las celebraciones religiosas de Semana Santa se estipuló mantener presencia reducida de fieles en las misas, distanciamiento social y transmisiones por redes sociales de la eucaristía.

La Arquidiócesis Primada de México incluso compartió en su cuenta de twitter una oración para que los fieles que no hayan podido asistir de manera presencial, puedan bendecir sus palmas desde casa.

Fuente: 24 horas