El coordinador del Grupo Parlamentario del PAN, Juan Carlos Romero Hicks, señaló que los partidos tienen el legítimo derecho de oponerse a las decisiones del Instituto Nacional Electoral (INE), lo cual es positivo para la salud democrática del país, pero que desde el Poder Ejecutivo federal o estatal quieran influir en él “es un camino hacia el autoritarismo al que no queremos transitar los mexicanos, ni lo vamos a permitir en Acción Nacional”. 

“Hacemos un llamado al presidente Andrés Manuel López Obrador a dejar a los órganos electorales la libertad de tomar sus decisiones porque a estas alturas de la contienda, hablar de juego sucio en el INE enturbia el panorama y es una clara intervención que no se debe permitir”, aseguró en un comunicado. 

Comentó que la bancada panista ha percibido que, a partir de la llegada del nuevo gobierno, buena parte de nuestros órganos autónomos de un plumazo “hoy están quedando a merced del autócrata”.

 Romero Hicks dijo que el Poder Legislativo no ha quedado a salvo de estos cambios y conforme han transcurrido los más de dos años de la LXIV legislatura, “hemos sido víctimas de la mayoría de Morena que, en lugar de ocupar el 37% de las diputaciones para integrar mayoría, se benefició del huachicol legislativo, de un juego de sumas y restas a modo para quedarse con 52%, 15% más de representación”, subrayó.

 “Pero no satisfechos con estos trasvases, en lo oscurito, acompañados de sus partidos satélites, Morena se aprovechó quedándose con el 62% de los asientos ilegalmente y con ello desestabilizó todos los equilibrios en la Cámara.

“Esto no solamente tiene que ver con la apropiación ilegítima del número de curules, sino también afectó la composición de las comisiones legislativas y con ello distorsionó la realidad y las decisiones políticas de todos los asuntos que se discuten previos a su votación en el salón de Sesiones; trastocó la composición de los órganos de gobierno y de administración de la Cámara”.

Aseguró que “en la Cámara de Diputados no está reflejada la voluntad del electorado, ya que el Presidente obtuvo poco más de 30 millones de votos, pero cerca de 60 millones de votantes más no lo hicieron y hoy tampoco apoyan a quien ocupa el Palacio Nacional”, agregó.

Advirtió que, en medio de un periodo electoral, a unos días del inicio formal generalizado de las campañas políticas todos los actores están obligados a caminar en dirección a los principios democráticos y respetar las decisiones de la autoridad del INE.