Con el objetivo de garantizar los derechos, desarrollo e inclusión de las y los jóvenes afromexicanos, el Pleno del Senado de la República avaló por unanimidad de 111 votos a favor, un dictamen que reforma la Ley del Instituto Mexicano de la Juventud. 

Al fundamentar el dictamen, el presidente de la Comisión de Juventud y Deporte, senador Ovidio Peralta Suárez (Morena) explicó que el dictamen busca visibilizar la presencia histórica de la población afrodescendiente, así como la inclusión de las personas jóvenes de dicho sector para reconocer su colaboración y aportaciones en diversos ámbitos del país. 

Por su parte, el presidente de la Comisión de Estudios Legislativos, senador Manuel Añorve Baños (PRI), señaló que dichas comunidades enfrentan condiciones de alta y muy alta marginación en donde el acceso a los servicios básicos es insuficiente, por lo que afirmó que con dichas reformas se busca generar mejores condiciones de vida para el sector. 

“Una de las peores discriminaciones precisamente es la invisibilidad y la inexistencia”, destacó la senadora Susana Harp Iturribarría (Morena) quien pidió a las y los legisladores armonizar las leyes, debido a que la visibilización de las comunidades y pueblos afromexicanos es indispensable. 

Asimismo, la senadora Beatriz Paredes Rangel (PRI) acentuó la importancia de que exista una adecuación legislativa para destacar la presencia de la población afrodescendiente en la Constitución General de la República. 

Finalmente, el senador Juan Manuel Fócil Pérez (PRD) celebró la reforma debido a que visibiliza a la población afromexicana y fomenta la inclusión de sus personas jóvenes en el desarrollo de actividades en los ámbitos políticos, económicos, sociales y culturales del país. 

Quien presentó una reserva al dictamen, fue el senador Miguel Ángel Mancera Espinosa (PRD), con el objetivo de precisar en la reforma el lenguaje de género. La propuesta se avaló por las y los senadores. 

El dictamen enviado a la Cámara de Diputados, destaca que el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) podrá proponer al Ejecutivo Federal programas especiales orientados a mejorar las condiciones de salud y educación de las y los jóvenes afromexicanos, así como los espacios para su convivencia y recreación. 

Asimismo, deberán promover y ejecutar acciones que fomenten la herencia cultural de los pueblos y comunidades afromexicanas, a fin de fortalecer el respeto y conocimiento de las diversas culturas del país. 
Y es que de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México, un millón 381 mil 853 personas se reconocen como afrodescendientes.