Turistas llenaron otra vez las playas de las zonas Dorada y Diamante del puerto y a pesar de las recomendaciones, se olvidaron de las medidas sanitarias y dijeron que no le temen al covid-19.

En un recorrido en las playas Papagayo, El Morro, Tamarindo, Revolcadero, Bonfil y Puerto Marqués, se constató que los visitantes siguen ignorando las restricciones por la pandemia e incluso hubo quienes instalaron una casa de campaña, a fin de buscar pasar la noche en la franja de arena.

Según información de la Secretaría de Turismo (Sectur), Acapulco tuvo una ocupación hotelera general de 35.8 por ciento y la zona Dorada del puerto fue la que tuvo mayor afluencia con un 41.5 por ciento.

En la zona Diamante, los turistas ingresaron de nueva cuenta hasta la franja de arena con todo y vehículos, aparcándolos a un costado de sus enramadas, pese a que el fin de semana pasado el incremento de marea provocó que se atascaran en el área de revolcadero.

Fuente: Quadratín