Francisco Garfias

Filoso como un cuchillo se vio Andrés Manuel López Obrador en la mañanera de ayer. Declaró que los ministros que no voten por la ampliación del mandato de Arturo Zaldívar en la presidencia de la Corte —hasta el 2024— apoyan, “consciente o inconscientemente”, la corrupción.

Eso incluye a los tres nombrados en la 4T: Yasmín EsquivelMargarita Ríos FarjatJuan Luis González Alcántara.

“Por el coraje que les produce la transformación que se está llevando a cabo en el país, pues apoyan al régimen de corrupción”, aseguró el Presidente. Les tengo buenas noticias. AMLO se puede llevar un chasco. Zaldívar no ha logrado amarrar los votos necesarios entre sus colegas para quedarse dos años más.

Sólo requiere convencer —cabildea “uno por uno”— a cuatro de los otros 10 ministros para que voten en contra de la acción de inconstitucionalidad que le impediría quedarse.

No los tiene. Son once en el pleno, pero él se tiene que excusar para no ser juez y parte. Los ministros muestran más dignidad que la mayoría de Morena y sus satélites en el Congreso.

Dos fuentes distintas nos aseguran que no le alcanza para quedarse. “Lo veo imposible”, nos dijo una de ellas.

La violación al artículo 97 de la Constitución es flagrante. Votar la prolongación del mandato es traicionar lo que juraron defender. Lo saben. Alegar que no es una reelección sino una prolongación es burlarse de la inteligencia de los mexicanos.

* Va una historia que podría perfilar el voto del citado González Alcántara en contra de las confesadas intenciones del Ejecutivo. En 2003 se sugirió que se prorrogara su mandato como presidente del TSJ en la CDMX. Lo que ocurrió después lo narró el fallecido Jorge Carpizo, en el otoño de 2009.

Cuenta: “Gran parte de los diputados del Distrito Federal coincidían en que había que reformar la ley respectiva para que el presidente González Alcántara se pudiera reelegir.

“Dicho consenso se quebró debido a la oposición de una persona, la de Juan Luis, quien manifestó que las leyes y las instituciones no se reforman para favorecer a persona alguna, y que él había aceptado la presidencia de ese honorable tribunal para servir, no para servirse de él”.

¿Habrá leído ese pasaje el actual presidente de la SCJN?

* En la mañanera, AMLO también dividió en forma maniquea a intelectuales, actores, moneros…

En la élite “intelectual, individualista, acomodaticia” al servicio de una “minoría rapaz” ubicó a Enrique y a León KrauzeHéctor Aguilar CamínJosé Ramon CossíoMaría Amparo CasarJosé WoldenbergCiro Murayama.

Mención especial le mereció un respetado intelectual de izquierda que se atrevió a cuestionarlo: Roger Bartra.

“Era comunista. Se pasó al partido conservador, estaba yo leyendo o viendo una nota en las redes en donde me califica de retropopulista. Les dejo de tarea el que me definan qué es ser retropopulista”, dijo en tono burlón.

Su lista de intelectuales inmaculados también la dio: Elena PoniatowskaLorenzo MeyerEnrique Galván. En este grupo ubicó a los fallecidos Carlos MonsiváisHugo Gutiérrez VegaChema Pérez GaySergio PitolFernando del PasoArnaldo Córdova (padre de Lorenzo), Luis Javier Garrido.Agregó a los periodistas Fabrizio Mejía y Pedro Miguel, el cineasta Luis Mandoki; los actores Damián y Bruno BichirEpigmenio Ibarra, a tres moneros: HernándezHelguera y El Fisgón.

* No se olvidó de retomar su discurso favorito: la descalificación del INE. Para hablar del árbitro electoral dejó la investidura presidencial colgada en el perchero:

“Por siglos no ha habido democracia en México, es de los países del mundo con más atraso en materia de democracia, es el país con más fraudes electorales en la historia, se puede probar. Queremos que se termine y que las autoridades electorales sean imparciales, que no estén del lado del partido conservador, como sucede hasta ahora desgraciadamente”, puntualizó.

* Preguntamos al senador Ricardo Monreal si compartía la visión del diputado Ignacio Mier sobre la primacía de la justicia sobre el Estado de derecho.

Mier dijo —la madrugada del viernes— que, entre derecho y justicia, un transformador opta por la justicia.

“El conservadurismo opta por el derecho. El liberador, y somos parte de un movimiento liberador, opta por la justicia, por la felicidad y/o por lo que es necesario”.

Monreal sacó el colmillo en su breve respuesta:

“El Estado de derecho es un conjunto de normas a las que todos nos tenemos que obligar a cumplir. Yo creo en el Estado de derecho y en la justicia”.

* Se multiplican los ejemplos de que Morena está lejos de arrasar en las elecciones de junio. Desde Juárez, Nuevo León, nos llegan noticias acerca de que hay empate técnico entre el priista Francisco Treviño, 26% en la intención de voto, y el panista Noé Chávez, alias El Charro, 23 por ciento.

El abanderado de Morena, Héctor de la Garza, no figura.

Publicado en excelsior