Las autoridades sanitarias de Brasil rechazaron la importación de las vacunas Sputnik V contra covid-19 desarrolladas por el Instituto Gamaleya de Rusia, tras denunciar la falta de información suficiente para garantizar la seguridad, calidad y eficacia en la población para aplicar la dosis.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil votó con 5 votos en contra y ninguno a favor de aprobar la importación de las vacunas, de las que el gobierno ya había adquirido 66 millones de dosis.

Un tema crucial fue la presencia en la vacuna del adenovirus que podría producir un defecto “grave”, según el gerente de medicamentos y productos biológicos de Anvisa, Gustavo Mendes.

“En el caso de la vacuna Sputnik V, uno de los puntos críticos y cruciales que observamos fue la presencia de adenovirus replicantes en la vacuna. Esto significa que el virus que debe usarse solo para transportar material genético del coronavirus a las células humanas y así promover la respuesta inmune, se replica. Este procedimiento está en desacuerdo con el desarrollo de cualquier vacuna vector viral”, argumentó el Gerente General de Medicamentos y Productos Biológicos, Gustavo Mendes.

Tanto el gobierno federal como el consorcio compuesto por nueve estados del país, e incluso la alcaldía de Río de Janeiro, ya han adquirido dosis de la vacuna rusa.

“La Gerencia General de Medicamentos y Productos Biológicos, con base en la información presentada hasta el momento, no recomienda la importación de la vacuna Sputnik V”, concluyó Lima Santos.

Ana Carolina Moreira, gerente general de monitoreo de salud, dijo que teniendo en cuenta toda la documentación presentada, los datos adquiridos en las inspecciones presenciales y la información de otros reguladores, los “riesgos inherentes” eran demasiado grandes.

La vacuna Sputnik V ha sido aprobada en varios países del mundo. Los científicos rusos dicen que tiene un 97.6% de efectividad contra el covid-19 en una evaluación del “mundo real” basada en datos de 3,8 millones de personas, dijeron la semana pasada el Instituto Gamaleya y el Fondo de Inversión Directa de Rusia.

Pero, al igual que Anvisa, la Unión Europea aún no ha aprobado la vacuna y dice que necesita más información sobre las pruebas y el proceso de fabricación. México y Argentina son los principales países de América Latina que la aprobaron y ya están aplicando a su población.

El programa de vacunación de Brasil se ha visto afectado por retrasos y fallas en las adquisiciones, convirtiendo al país en uno de los puntos críticos de covid-19 más mortíferos del mundo este año y empujando al sistema nacional de salud al borde del colapso.

Hasta el momento, 27.3 millones de personas en Brasil, equivalentes al 13 por ciento de la población, han recibido una primera dosis, según datos del Ministerio de Salud. Brasil ha registrado 14.4 millones de casos confirmados del virus y casi 400 mil muertes desde el inicio de la pandemia hace más de un año, gran parte de eso en los últimos meses.

Fuente: Milenio