De muy productivo y positivo para el país, definió el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal Ávila al periodo ordinario de sesiones que concluyó ayer.

Sin embargo, indicó que hubo polarización entre diferentes grupos parlamentarios: Eso no se puede negar, pero a pesar de ello se pudo trabajar en un ambiente donde, ante la rispidez, Monreal subía a la tribuna a calmar los ánimos.
Aunque no se atribuye esos logros, el líder de los senadores de Morena aseguró que los grupos parlamentarios son los que pudieron contener las diferencias, gracias al respeto y el diálogo.

Ratificó fue que, al cierre del periodo ayer jueves, el senador logró acuerdos para que, previo a la instalación este viernes de la Permanente, gana la cordura, el buen juicio, la política y la negociación.

En otro tema, el líder de la mayoría legislativa en el Senado dijo que están equivocados quienes creen que la Cuarta Transformación quiere apoderarse de los órganos electorales. Se trata, asentó Monreal Ávila, de una apreciación “falsa, alejada de toda realidad, que responde al discurso anti-AMLO y anti-Morena”.

Explicó en entrevista, que la desaparición de órganos autónomos implica modificaciones constitucionales que requieren de mayoría calificada en el Congreso de la Unión.

“En este momento no tenemos mayoría calificada; tendríamos que acudir a un gran consenso con la oposición, pero, en este caso, está atrincherada en que no van a apoyar la desaparición de órganos autónomos”.

Agregó que es prácticamente imposible, aun cuando ganara la mayoría Morena. El diseño constitucional en México debe tener un gran consenso para que procedan cambios de fondo como éste.

Respecto al proceso de desafuero del gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca que se discute en la Cámara de Diputados, dijo que “está muy claro que se validará la declaratoria de procedencia”.

Algunos, expresó, minimizan el propósito de que sólo cometió defraudación fiscal; yo creo que es mucho más profundo lo que hay e indicó que al eliminarse el fuero, el gobernador tiene que responder por delitos federales.

Monreal Ávila resaltó que aun cuando el Congreso Local se niegue a aceptar la notificación, se entraría en desacato frente a un órgano federal de mayor jerarquía.

Estimó que el Congreso local puede presentar una controversia constitucional, “aprovechando el desencuentro que hay entre el Poder Judicial y el Ejecutivo. Podrían tener la esperanza de que la Corte, frente a este desencuentro, pudiera darles la razón por circunstancias políticas”.

Pero ese ya sería asunto de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, “pues hay suficiente material, de acuerdo con la Cámara de Diputados y la sección instructora, para someter a proceso al presunto responsable”.