La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, dijo que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Secretaría de Salud son los responsables de los lineamientos de la vacunación en el país, por lo que se seguirán las recomendaciones que determinen sobre aplicar una segunda dosis del inmunológico contra el coronavirus de CanSino Biologics.

Esto, luego de que la farmacéutica CanSino Biologics admitió que llamó a los voluntarios que participaron en la fase tres de la vacuna para aplicarse una segunda dosis al cumplirse seis meses de recibir la primera.

“Eso le corresponde a la Cofepris y a la Secretaría de Salud del gobierno de México. La Cofepris es quién define la autorización de las vacunas y ellos son los que establecen las características de la vacunación a partir de su aprobación. Nosotros seguimos las reglas nacionales, igual que cualquier entidad de la República”, indicó.

La vacuna CanSino ha sido aplicada al personal educativo del país por ser de una sola dosis, con lo que las autoridades buscan que se retorne más rápido a clases presenciales.

Ayer, CanSino explicó que hubo un error de comunicación al manifestar a los participantes del ensayo de fase 3 realizado en México, que a los seis meses perdía efectividad su vacuna contra el covid-19.

La empresa farmacéutica detalló que se decidió hacer una “enmienda” al protocolo, con el cual se aplicará una segunda dosis a todos los participantes del ensayo, tanto a los que recibieron la vacuna como el placebo.

SACMEX y tesorería retoman actividades en junio

El Gobierno de la Ciudad de México informó que a partir del 1 de junio el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX) en conjunto de la Tesorería retoman por completo el servicio público, particularmente en la comercialización y el cobro del agua.

En conferencia la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum en compañía de la Secretaria de Administración y Finanzas, Luz Elena González Escobar, y del Coordinador General del Sistema de Aguas de la Ciudad de México, Rafael Bernardo Carmona Paredes; informó que a partir del 1 de junio las dependencias retoman actividades por completo.

“A partir del 1 de junio, a partir del 1 de junio el Sistema de Aguas de la Ciudad de México junto con la Tesorería retoman el servicio público en toda su totalidad, particularmente en la comercialización y el cobro del agua en la Ciudad de México”, comentó.

En su intervención, Bernardo Carmona, Coordinador General de SACMEX, comentó que la dependencia retomará el alta al padrón de usuarios, instalación de medidores, realizará la toma de lectura, brindará atención a usuarios, gestionará trámites, además dará mantenimiento a medidores y en caso de ser necesario suspenderán el servicio.

“Recordemos cuáles son las actividades que tomará el SACMEX: el alta al padrón de usuarios, la instalación de medidores, –muy importante– la toma de lecturas, lecturas que nos permiten tener la información para la facturación; también tendremos la atención a usuarios, la gestión de trámites, el mantenimiento a los medidores, las conexiones nuevas y, en caso de ser necesario la suspensión o restricción”, dijo.

Enfatizó que SACMEX utilizará 21 oficinas de atención al público, más los campamentos desde donde se darán los servicios, o partirán, hacia distintos puntos; y para retomar las funciones que tenían las concesionarias, en la dependencia, se contratarán a 614 personas para las distintas actividades, por lo que serán 147, quienes atiendan las oficinas del agua, para conexiones 24, medidores 160; suspensiones y restricción 24, mientras que serán 180 lecturistas, 10 notificadores, para el área administrativa 50 y para atención telefónica 19.

Por su parte, González Escobar, titular de la Secretearía de Finanzas CDMX, señaló que a través de la tesorería la dependencia participará en el cobro de los derechos por consumo de agua, con base en mejorar la experiencia de los usuarios, ahorrar en la emisión de más de 2.1 millones de volteas y mejorar los procesos de explotación en el uso de padrones a través de la vinculación del contribuyente.

Fuente: Milenio