Emilio Lozoya Austin, ex director de Petróleos Mexicanos e investigado por corrupción, enfrentará una nueva denuncia que ya alista la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), debido a desvíos de 4 mil 400 millones de pesos.

Santiago Nieto Castillo, titular de la UIF, reveló que la dependencia a su cargo está por tramitar otra demanda ante la Fiscalía General de la República (FGR). Aunque no precisó cuándo presentaría las acusaciones formales.

La denuncia será por desvíos de tres mil millones de pesos vinculados con la constructora brasileña Odebrecht y mil 400 millones de pesos más a otra empresa, cuyo nombre no fue identificado por el funcionario dependiente de la Secretaría de Hacienda.

“Si la Fiscalía nos otorga el carácter de ofendidos, como siempre lo hemos hecho, estaremos colaborando con la Fiscalía en las audiencias públicas ante los jueces de control para aportar el expertise de la Unidad y el conocimiento que tenemos de los casos”, explicó el jefe de la UIF a periodistas en Palacio Nacional.

Ya desde el 21 de septiembre del año pasado, Santiago Nieto había informado sobre una sexta acción judicial en contra de Emilio Lozoya por el caso Odebrecht, pero no se conocía el total de los montos. Este 26 de mayo, el titular de la UIF reiteró que se trata de una nueva investigación.

“Se presentaron ya cinco denuncias por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera, estamos integrando una sexta denuncia relacionada con la adquisición, la contratación con Odebrecht durante la etapa de la dirección del señor Lozoya, se presentará ante la Fiscalía General de la República”, dijo en rueda de prensa, hace ocho meses.

Previamente, el 21 de agosto de 2020, Nieto Castillo confirmó que preparaba una quinta denuncia contra el ex director de Pemex.

“Vimos transferencias a Odebrecht por más de tres mil millones de pesos en la administración del señor Lozoya todavía falta terminar la investigación, a Fertinal y al astillero en España que serían las dos últimas investigaciones que estarían pendientes”, indicó al ser entrevistado en Querétaro.

Apenas un par de días antes de esa declaración, Emilio Lozoya presentó su denuncia de hechos ante la FGR, donde relataba cómo fue el esquema de sobornos para otorgar contratos a la empresa brasileña y donde involucró alrededor de 70 personas físicas y morales, entre políticos y ex presidentes.

Al respecto, el titular de la UIF precisó este miércoles que la FGR no ha requerido mayores datos sobre los ex mandatarios Enrique Peña Nieto (2012-2018), Felipe Calderón (2006-2012) y Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), tal como difundió erróneamente un diario de circulación nacional.

“Hasta este momento de las 70 personas denunciadas por Emilio Lozoya, hemos hecho el análisis de 35 de ellos y ellas, se han presentado 23 denuncias hasta este momento ante la FGR y se han dado vistas a 11 instituciones independientes de la FGR por encontrar otro tipo de responsabilidad”, explicó Santiago Nieto.

Emilio Lozoya fue detenido el 12 de febrero de 2020 en Málaga, España, y extraditado el 17 de julio a México, donde está acusado de recibir 10.5 millones de dólares de Odebrecht para la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012.

Fue vinculado a proceso el día 28 del mismo mes de su arribo en los casos Odebrecht y Agro Nitrogenados por delitos relacionados con lavado de dinero y corrupción, pero no fue a prisión ni fue sometido a resguardo domiciliario, por lo que ha continuado con su proceso en libertad.

Como medida cautelar se le colocó un brazalete digital que permite conocer su ubicación y tiene prohibido salir del país, pues también le fue retirado el pasaporte. El ex director de Pemex obtuvo estos beneficios por la figura de testigo colaborador, es decir, con la condición de aportar datos para enjuiciar a personajes de mayor relevancia.