Por: Fernando Moctezuma Ojeda –  @FerMoctezumaO

A las 2:40 de la mañana del 7 de junio de 2021, que escribo este texto, querido lector, la República, la Ciudad de México y el Congreso se ven divididos ya. Morena arrasa francamente en las Baja Californias, Colima, Guerrero, Michoacán, Tlaxcala y Zacatecas. 

El PAN apenas  pinta en Chihuahua y Querétaro, mientras que para sorpresa de nadie, Nuevo León se viste de naranja con el controversial Samuel García de Movimiento Ciudadano al frente; mientras que el Partido Verde se lleva San Luis Potosí. Es decir, de las 15 gubernaturas que estaban en juego, 11 se las lleva Morena, dos el PAN, una el Verde y una MC, respectivamente. Hasta aquí, no hay sorpresas. 

Lo que sí llama la atención, al acercarnos al mapa de la Ciudad de México es que Morena se lleva todo el oriente de la capital, con la Venustiano Carranza, Iztacalco, Iztapalapa, Tláhuac, Xochimilco y Milpa Alta; en tanto la Alianza Opositora (PAN, PRI y PRD), se embolsa el resto de alcaldías, incluyendo la Cuauhtémoc, Azcapotzalco y Miguel Hidalgo que despiden a Morena. 

Finalmente, en la Cámara de Diputados Morena pierde fuerza mientras el PAN crece, quedando prácticamente con un 25 y 25 por ciento, respectivamente (con un 68.8% de los votos contabilizados). 

Sin embargo, la tarea de la oposición aún no será nada fácil, pues en conjunto, Morena y aliados sí conservan la mayoría simple. De aquí en adelante Movimiento Ciudadano es el que tendrá el voto de desempate, y quedará de ellos demostrar que no son un satélite más de Morena. 

De acuerdo con cifras del INE, en esta elección hubo una participación ciudadana de apenas un 51.6%, lo que evidentemente nos muestra que, a pesar de todo, la ciudadanía está cada vez más desencantada de nuestro sistema democrático.

La buena es que ahora el Congreso queda un poco más equilibrado, la mala, que aún queda esperar a ver que la oposición de verdad se ponga a trabajar y sea el auténtico cotrapeso que prometió, y que necesitamos. 

Ojalá que esta redistribución de fichas sirva para equilibrar el tablero. El 2024 no está tan lejos ya. 

Dijo George Bernard Shaw (1856-1950) que “la democracia es el proceso que garantiza que no seamos gobernados mejor de lo que nos merecemos”. Yo #SóloDigoLoQueVeo.

JUEGO DE CARTAS:

SEMÁFORO VERDE: Como una gran coincidencia y regalo divino, el centro del país alcanzó el semáforo verde dos días antes de las elecciones, y con ello se prevé que regresen a clases más de 2.7 millones de estudiantes sólo en la Ciudad de México, aunque la Secretaría de Educación Pública aseguró que no será obligatorio. Usted, por favor, continúe cuidándose como si estuviéramos en rojo. //RESPIRO: En contraparte, la iniciativa privada de la CDMX espera que el cambio de semáforo impulse el PIB en al menos un 5%, lo que ayudaría mucho a la economía, pero debemos preguntarnos, ¿a qué costo?

P.D: No crea la oposición que la ciudadanía dejará de vigilar.