Francisco Garfias

* El presidente López Obrador intenta sembrar desconfianza en la coalición Va por México cuando señala al PRI como la fuerza política en la que podría apoyarse para obtener una mayoría calificada en el Congreso y, por ejemplo, reformar la Constitución. Se trata de lo que en el beisbol llaman una “bola ensalivada”, como bien definió la diputada del PRI, Dulce María Sauri, al reaccionar al canto de las sirenas lanzado por López Obrador en la mañanera. El Presidente pudo haber mencionado a cualquiera de los partidos de oposición para alcanzar la mayoría calificada, pero escogió al PRI.

“Si se quisiera tener mayoría calificada, se podría lograr un acuerdo con legisladores del PRI, o de cualquier otro partido, pero no se necesitan muchos para la reforma constitucional”, dijo el primer mandatario. La diputada Sauri hizo notar que esa “bola ensalivada” es parte de la estrategia de “divide y vencerás”, atribuida al emperador romano Julio César.

Esa estrategia le ha sido muy útil al mero-mero de la 4T, en su apuesta por la polarización, pero tiene al país dividido.

La también presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados hizo notar que López Obrador mencionó al PRI como si fuera el Judas de la ciudadanía mexicana que optó por la pluralidad. “No somos Judas, definitivamente”, remató.

La respuesta de Alito Moreno, presidente nacional del PRI, ha sido menos contundente. En diversas entrevistas menciona acciones de la 4T que le parecen desastrosas, pero al final deja la puerta abierta a la oferta del Presidente. El PRI acompañará una buena propuesta del gobierno cuando ésta exista, pero, aseguró, “no hay una sola”, le dijo a Ciro Gómez Leyva.

El Jefe Diego Fernández de Cevallos le entró al debate. Escribió en Twitter que, cuando el Presidente seduce al PRI, porque de ahí viene, le está diciendo: “ni contigo ni sin ti tienen remedio mis males; contigo porque me matas; sin ti porque me muero. ¡Origen es destino!”.

* El gobierno federal ha demostrado que tiene cómo doblar opositores con cadáveres en el clóset o simplemente maicearlos para lograr la mayoría calificada en las cámaras y cambiar la Constitución. Ya ocurrió en esta legislatura saliente, donde tampoco tienen mayoría calificada, pero han sabido doblar opositores del PRI, PRD y hasta del PAN, como admite el senador de PAN, Damián Zepeda. Ocurrió cuando se aprobó el incremento de la lista de delitos que ameritan prisión preventiva oficiosa; al aprobar los nombramientos, o con la creación de la Guardia Nacional militar.

“Los votos los sacaron de un lugar muy claro que es la oposición. Eso es lo que se tiene que acabar ahora. Vamos a dar un voto de confianza a los legisladores que llegan”, nos dijo Zepeda. El panista hizo notar que en la última parte de la campaña hubo competencia entre la alianza y el MC para ver quién era más oposición. “Tú eras naranja y no eres oposición, tú eres azul y no eres oposición, tú eres verde y no eres oposición. ¿No se han dado cuenta que nos necesitamos todos?”, preguntó.

* Está demostrado que una exposición excesiva en los medios de comunicación se convierte en desgaste para el que las convoca. Parece ser el caso de las conferencias vespertinas para informar sobre la evolución de la pandemia en México.

El otrora rockstar de la 4T, Hugo López-Gatell, trae ese desgaste. Él mismo anunció que desaparecerán para dar paso a un nuevo esquema de comunicación sobre el estado de la pandemia. Pero no se haga ilusiones con la mañanera. Es instrumento del presidente López Obrador para descalificar, denostar, humillar a los detractores , de la 4T. Esa plataforma para ejercer su “derecho de réplica”.

* Suena bien el objetivo compartido por el presidente López Obrador y la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, de resolver el problema de la migración desde la raíz, vía oportunidades y empleo en las comunidades expulsoras de migrantes en México y Centroamérica.

Para que esto ocurra, sin embargo, se requiere mucho más que el memorando de buenas intenciones que ambos firmaron, o los 130 millones de dólares que Washington comprometió para resolver el problema. Lo que ayudaría es que se restablezca la confianza de pequeñas, medianas y grandes empresas que son las que, finalmente, apuestan su capital para crear más riqueza y, con ello, opciones de desarrollo para millones de familias. El gobierno mexicano tendrá que ser “muy disciplinado” si quiere honrar su compromiso y generar las condiciones para la llegada de nuevas inversiones, advierten fuentes de la iniciativa privada.

“Una de las condiciones para que el país sea atractivo para las empresas globales es la certidumbre jurídica y regulatoria. En nada ayudan a la imagen del país los cambios súbitos, como los que se intentaron en los mercados de electricidad y petrolíferos”, advierten.

Publicado en excelsior