Ante el descenso en el número de casos de contagio de COVID-19 en las últimas 26 semanas, lo que permitió que el Estado de México avanzara a verde en el Semáforo Epidemiológico desde el pasado 7 de junio, las diversas instituciones del sector salud de la entidad han retomado la atención a otros padecimientos.
 
Con base en lo anterior, el número de camas destinadas para el cuidado de pacientes afectados por el virus SARS-CoV-2 disminuyó en todos los hospitales, para dar paso a la reprogramación de consultas, tratamientos y  cirugías, sin descuidar el monitoreo diario que se lleva a cabo de la pandemia ocasionada por el nuevo coronavirus.
 
Afirmó que actualmente se cuenta con un 13 por ciento de ocupación hospitalaria de pacientes COVID-19, en camas generales y un 9 por ciento en camas con ventilador, con disponibilidad de 87 por ciento y 91 por ciento, respectivamente.
 
Asimismo, dio a conocer que el avance logrado en la entidad en atención a COVID-19 es resultado de que el estado es el número uno a nivel nacional en la aplicación de vacunas, por lo que se ha concluido la inmunización de la población de la tercera edad en los 125 municipios, se avanza en la aplicación del biológico en la población de 50 a 59 años y se continúa diariamente con la inmunización para proteger al sector de 40 a 49 años, en el que se han aplicado con la primera dosis más de 902 mil vacunas.
 
Adicionalmente, destacó que se cuenta con personal altamente capacitado en materia de vacunación, sumando 5 mil vacunadoras, quienes han tenido una importante participación en la aplicación de los diversos biológicos.
 
Finalmente, la dependencia estatal hizo un llamado a las y los mexiquenses a no bajar la guardia y atender en todo momento las medidas de prevención contra el COVID-19, tanto en la casa, el trabajo y los sitios de esparcimiento.
 
Pidió evitar aglomeraciones, limitar el contacto frente a frente, utilizar cubrebocas, mantener la sana distancia, lavarse las manos frecuentemente, usar gel antibacterial, evitar saludar de mano, abrazo o beso y no tener contacto con personas que presenten síntomas respiratorios.