Sin cumplir la meta de ingresos petroleros y con una caída en el resto de la recaudación, el sector público logró en los primeros cinco meses captar recursos por 2 billones 456 mil 520 millones de pesos. El monto es 6.7 por ciento mayor al del mismo periodo del año pasado, reportó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Esta alza tiene varios matices. Los ingresos petroleros despegaron 86.6 por ciento respecto al año pasado, cuando entre enero y mayo destacaba la incertidumbre por la pandemia de Covid-19 y la cotización del petróleo se desfondó hasta menos cero. Ese el punto de referencia que toma Hacienda para tal alza.

Los indicadores petroleros muestran que entre enero y mayo de 2021 se contó con un precio de petróleo 46.3 por ciento más alto que el año pasado, pero la plataforma de exportación cayó 12.3 por ciento y la producción 2.9 por ciento en el mismo periodo, evidencia Hacienda en el Reporte de finanzas públicas y deuda pública a mayo.

Si bien hubo un rebote respecto al año pasado, los 363 mil 621 millones de pesos que percibió el sector público en ingresos petroleros, son 31 mil 817 millones de pesos debajo de lo programado. La principal principal causa es que los ingresos de Petróleos Mexicanos aumentaron 147.5 por ciento respecto al año pasado, pero se quedaron 53 mil 205 millones por debajo de lo que Hacienda estimó.

Se estacan ingresos tributarios

De manera simultánea, los ingresos no petroleros, que en buena parte provienen de lo que recauda el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y de las cuotas a la seguridad social, fueron 113 mil 852 millones de pesos más que lo programado, pero cayeron 0.6 por ciento respecto al año pasado.

Esta baja se debe a que los impuestos especiales sobre producción y servicios (IEPS) se desfondaron no sólo en 21 mil 889 millones de pesos respecto a lo que Hacienda había programado para ese periodo, también lo hicieron 8.8 por ciento respecto al año pasado.

El impuesto sobre la renta (ISR) también fue menor en 21 mil 907 millones de pesos al monto con el que la autoridades federales contaban para este momento, pero aumentaron 0.2 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado.

Frente a la caída del IEPS y la trayectoria plana del ISR, un confinamiento más laxo conveniente para el consumo hizo que los ingresos por impuesto al valor agregado (IVA) despegaran 5 por ciento respecto al año pasado. Por este impuesto se ingresaron 472 mil 572 millones de pesos en el periodo, 56 mil 680 millones más de lo estimado.

En general, mientras los impuestos no tributarios y que no dependen del petróleo aumentaron 3.3 por ciento, lo impuestos tributarios lo hiceron 0.3 por ciento respecto al año pasado y 15 mil 768.8 millones frente a lo programado.

Los datos se dan en un contexto en que el SAT ha comunicado que no es necesaria una reforma fiscal que revise toda la estructura tributaria, sino atender los proceso administrativos y de combate a elusión y evasión fiscal.

Aumenta 14.1 por ciento gasto de secretarías

Por el lado del gasto, se subejercieron 4 mil 197 millones de pesos respecto al programa. Se gastaron 2 billones 584 mil 992 millones de pesos, 4 por ciento más que el año pasado. Aunque hubo una baja de 3.6 por ciento en los ramos autónomos y un alza de 14.1 por ciento en las secretarías de Estado que dependen del Ejecutivo federal.

Hacienda destacó por otro lado que la deuda pública se redujo a 47.7 por ciento del producto interno bruto y el déficit fue menor en 101.7 mil millones de pesos respecto a lo programado y en 27.4 por ciento real respecto al mismo periodo de 2020.

El Reporte de finanzas públicas muestra que el Saldo histórico de requerimientos financieros del sector público —la medida más amplia de la deuda— sumó 12 billones 352.9 mil millones de pesos, 0.2 por ciento más que el año pasado.

“En reconocimiento a la gestión prudente y eficiente de la deuda y de los recursos públicos, siete calificadoras han reafirmado durante este año la calificación de la deuda soberana por encima del grado de inversión”, comentó la dependencia.

Fuente: La Jornada