La pandemia de covid-19 ha significado un retroceso en la gratuidad de la educación en México, pues para continuar con sus estudios a distancia, el 43.6 por ciento de las familias que no tienen internet o datos móviles en su celular tuvieron que pagar algún servicio de conectividad o desplazarse fuera de sus hogares para mantener contacto con los docentes, reportó la segunda entrega del estudio “Equidad y Regreso”, de la organización Mexicanos Primero.

El informe encontró que los alumnos mantuvieron su participación en la educación a distancia, pero perdieron interés en las clases por televisión a través del programa Aprende en Casa.

Por ello, fue fundamental continuar con el contacto estudiante- docente mediante la herramienta más disponible. Así se halló que el 65.9 por ciento utilizó el celular para continuar con sus clases a distancia; el 17.9 por ciento, la computadora; tableta, 4.8 por ciento.

“Todo esto trajo una inequidad en la gratuidad de la educación, ya que el 43.6 por ciento de las familias que no tienen internet o datos móviles en su celular, tuvieron que pagar por acceder desde un café internet o desplazarse para encontrar una red gratuita, lo que supone un gasto y un riesgo al salir y exponerse en la pandemia”, explicó Katia Carranza, investigadora de Mexicanos Primero.

El resultado refleja que el logro de aprendizaje fue superior en quienes pudieron mantener contacto directo con sus docentes, en comparación con quienes solo siguieron la programación televisiva.

El estudio realizado en colaboración del Centro de Estudios Educativos y Sociales y del Proyecto Medición Independiente de Aprendizajes participaron 2 mil niños y jóvenes de entre 10 y 15 años. Tomó en cuenta su entorno socioeconómico, su estado socioemocional, sus expectativas, e incluyó una medición de aprendizajes en matemáticas y comprensión lectora.

Fuente: Milenio