Un deportista procedente del extranjero, recientemente llegado a Japón para participar en los Juegos de Tokio (23 de julio al 8 de agosto), dio positivo en un test anticovid, al igual que otras cinco personas que trabajan para el evento, anunciaron los organizadores este jueves.

Tokio-2020 no ha precisado más detalles sobre estas seis personas positivas al covid, que se sometieron a test entre martes y miércoles, y de las cuales cuatro son residentes en Japón.

Este anuncio se produce al mismo tiempo que las autoridades locales japonesas han informado de otros incidentes relacionados con la crisis sanitaria.

Al menos ocho empleados de un hotel japonés, donde se aloja el equipo olímpico de judo de Brasil, dieron positivo a pruebas del coronavirus, anunciaron este jueves responsables sanitarios y deportivos locales.

Los test se llevaron a cabo antes de la llegada de la delegación brasileña, de 30 personas, el pasado sábado y ninguno de los positivos tuvo contacto con los sudamericanos, precisaron los responsables.

Un familiar de uno de los empleados del hotel también dio positivo.

En otro punto de Japón, en Munakata, suroeste, un miembro del personal del equipo ruso de rugby fue hospitalizado tras dar positivo a una prueba del coronavirus, informó a AFP una autoridad municipal.

El grupo se mantiene confinado en el hotel y retomará sus trabajos el viernes si salen negativos en las pruebas de covid, agregó la fuente.

Y en Kurume (sudoeste), ocho miembros del equipo femenino de Rugby Seven de Kenia fueron declarados “casos de contacto” tras descubrirse un positivo en el avión que tomó la delegación africana.

Los test realizados a los kenianos fueron negativos, según las autoridades locales.

ESTADO DE URGENCIA

Tokio ultima la preparación para los Juegos Olímpicos casi a puerta cerrada, con estrictas medidas para evitar contagios entre atletas, funcionarios y periodistas procedentes del extranjero.

Según la agencia de prensa japonesa Kyodo, los organizadores planean recibir menos de un millar de VIP (sobre todo mandatarios extranjeros) para la ceremonia de apertura de los Juegos, el 23 de julio, en el nuevo estadio olímpico con capacidad para 68.000 plazas.

Tokio enfrenta actualmente un estado de emergencia por el virus, con un aumento significativo de los contagios. Bares y restaurantes han sido incitados a reducir sus horarios de apertura y en teoría no pueden servir alcohol.

La ciudad registró el jueves 1.308 nuevos contagios de covid-19, superando el millar de casos por segundo día consecutivo, siendo estas cifras las más altas desde enero.

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, se comprometió e miércoles a “no traer ningún riesgo al pueblo japones” con los Juegos, en momentos en los que la opinión pública nipona sigue viendo en la cita olímpica un potencial acelerador de la pandemia en el país.

El COI informó el miércoles que de más de 8.000 personas que llegaron a Japón entre el 1 y el 13 de julio, solo tres dieron positivo al ingresar y fueron puestas en aislamiento, así como sus contactos próximos fueron “sometidos a medidas de cuarentena apropiadas”.

Los residentes de la Villa Olímpica fueron vacunados al 85% y esa cifra crece a casi el 100% entre los miembros del COI y el personal de los Juegos que llegó desde el extranjero, destacó Bach.

Fuente: AFP