FRANCISCO RODRÍGUEZ 

Para conseguir los 50 mil números telefónicos que Forbidden Stories y Amnistía Internacional pusieron a disposición de 17 medios del planeta, mismos que durante toda esta semana servirán para dar a conocer en diversos reportajes detalles del espionaje con Pegasus, “lo más probable es que los servidores de NSO hayan sido hackeados”, me dijo el lunes por la mañana un experto en las nuevas tecnologías.  

¡El colmo! ¡El hacker, hackeado

Tal, entre otras, sería la novedad de esta nueva develación que coloca a México como el país en el que más teléfonos habrían sido intervenidos con el malware Pegasus. Se habla de 15 mil, el 30% del total. 

Se revela, además, que NSO Group, la empresa israelí desarrolladora y vendedora del programa maligno guarda en sus servidores todo aquello que los gobiernos que adquieren sus productos hacen y deshacen, aunque sus directivos Shalev Hulio, Omri Lavie, Asher Levy, Stefan Kowski, Stephen Peel, Günter Schmid, Mickael Betito y Gerhard Schmidt lo nieguen.  

Esto es, llevan puntual registro de quienes son los espiados por gobiernos como el que encabezó Enrique Peña Nieto y en el que realmente mandó Luis Videgaray Caso. Muy probablemente, también, por el actual gobiernito

“Prueba –continúa mi interlocutor— que por más secrecía que quieran guardar quienes operan Pegasus en México, NSO mantiene información de los targets u objetivos de cada sistema 

¡Otro colmo! ¡Los espías, espiados! 

¿Cuántas y cuáles dependencias emplean este malware?, ¿quiénes son los que espían?, pregunté al conocedor. 

“Confirmados –me respondió– la Secretaría de la Defensa Nacional, la ahora Fiscalía General de la República y el llamado Centro de Inteligencia.” 

¿Estados? 

“Se habla de algunos, como el Estado de México, pero no los tengo confirmados”, concluyó la comunicación desde su teléfono espiado a mi teléfono espiado. 

Miguel Ángel Osorio Chong, ahora cubierto por el fuero constitucional, tiene mucho que explicar al respecto. Espiaba hasta a Peña Nieto. Y en Israel lo saben. 

Otra de la pandilla de Gamboa Patrón 

En mayo de 2017 le platiqué a usted que NSO Group, la empresa de espionaje israelí que en México saltó a la fama por el mal uso que el gobiernito de Enrique Peña Nieto dio a su malware Pegasus –intervino los celulares de activistas, periodistas y hasta el del hijo de Carmen Aristegui, menor de edad a la sazón–, desarrolló apenas un exploit de WhatsApp que podría inyectar un nuevo malware en teléfonos específicos y robarles información simplemente llamándolos. Así que si recibes una llamada de un número que no tengas en tu directorio, mejor no contestes

El vendedor de Pegasus y de otros malwares espías usados en el sexenio de EPN y en varios gobiernos estatales, señaladamente el del Estado de México, es Rodrigo Ruiz de Teresa, hijo del ex coordinador de Puertos y Marina Mercante, miembro de la pandilla que capitanea Emilio Gamboa Patrón. Un negocio redondo pues los precios que por estos malwares cobran son exorbitantes, lo que no importa pues son pagados con recursos de nosotros los pagaimpuestos. 

Un informe de la publicación británica Financial Times alega que las víctimas de este nuevo malware de NSO Group no detectan la infección de sus teléfonos, y las llamadas a menudo no dejan rastro en el registro del teléfono.  

Wired, la revista especializada en temas de tecnología señala que “WhatsApp, plataforma que ofrece mensajes cifrados de forma predeterminada a sus 1 mil 500 millones de usuarios en todo el mundo, descubrió la vulnerabilidad a principios de mayo de 2019 y lanzó un parche a mediados de ese mes. La compañía, que pertenece a Facebook, dijo al Departamento de Comercio de Estados Unidos que contactó a varios grupos de derechos humanos sobre el tema y que la explotación de esta vulnerabilidad conlleva ‘todas las características de una empresa privada que se sabe que trabaja con los gobiernos para entregar software espía’.  

En una declaración, empero, el Grupo NSO, como siempre, negó cualquier participación en la selección o el destino de las víctimas, pero no su papel en la creación del propio hack

Indicios 

Hay que leer o, como es el caso, releer En busca del señor Jenkins, de Andrew Paxman ahora que su familia está, oootra vez, metida en escándalos por la fortuna que William Oscar Jenkins amasó. “Sólo en el Prefacio dice: “Radicó en Puebla, donde organizó su autosecuestro durante la Revolución y luego utilizó el rescate para construir su fortuna. Contrató a sus propios pistoleros para acosar a sus vecinos propietarios y convencerlos de venderle sus haciendas. Su pistolero de mayor confianza fue un tal Alarcón y con él mantuvo una cadena de cines. Tuvo otro socio, Espinosa, con quien asentó otra cadena. Espinosa era el cerebro del grupo Jenkins. Además, Jenkins, fue amigo cercano del presidente Manuel Ávila Camacho y de su hermano Maximino. Cuando murió, donó todos sus millones a la beneficencia.” Más adelante: otorgó préstamos a una tasa de interés altísima a propietarios que sabía que jamás pagarían su deuda y luego se agenció las haciendas que le dieron en garantía; produjo alcohol en su ingenio durante la Ley Seca estadounidense y se lo envió a la mafia, rancheros poblanos fueron asesinados para que Jenkins pudiera expandir sus cañaverales… + + + Es todo por hoy. Y ya sabe que le deseo, como siempre, ¡buenas gracias… y muchos, muchos días! 

https://www.indicepolitico.comindicepolitico@gmail.com@IndicePolitico@pacorodriguez