El domicilio del abogado del diputado Saúl Huerta, quien es perseguido por presuntos delitos de abuso sexual a menores de de edad, fue cateada por elementos de la Fiscalía de la CDMX.

El departamento de Rafael Castillo, abogado del legislador, que se ubica en la colonia Piedad de Narvarte, fue cateadas por decenas de agentes capitalinos.

En videos que circulas por la redes sociales, se aprecia como los elementos de seguridad rompen algunos vidrios de la entrada del domicilio para entrar. Tras esto, poco a poco entran para averiguar si el diputado se encontraba en este lugar; sin embargo, él no estaba allí.

Por su parte, el abogado acusó a la Fiscalía de la CDMX de intimidar su función como litigante.

“La Fiscalía ha fallado, ha intentado a través de este acto, no solo de mi persona sino de mi casa en donde desarrollo mi vida íntima y privada.

“Pero también en contra de las casas del diputado Saúl Huerta, en contra de sus niñas menores de edad, en contra de los tíos de la señora esposa, intenta intimidar, intenta quebrantar al señor diputado cuando ya ha manifestado públicamente que va a comparecer ante la autoridad judicial”, comentó.

El abogado destacó que lamenta muchísimo lo que hizo la Fiscalía capitalina de mentirle a un juez de que Saúl Huerta se encontraba en su domicilio. Por lo que recalcó que el cateo fue algo ilícito.

¿QUÉ RESPONDIÓ LA FISCALÍA DE LA CDMX POR EL CATEO?

A través de un comunicado, la Fiscalía de la CDMX detalló que ejecutó una orden de cateo en el inmueble de la alcaldía Benito Juárez a fin de localizar y cumplimentar la orden de aprehensión que existe en contra de Saúl Huerta.

Lo anterior fue porque agentes del Ministerio Público de la Fiscalía de Investigación de Delitos Sexuales tuviera conocimiento de que en dicho domicilio podría encontrarse el legislador. Asimismo, un juez de control consideró los datos de pruebas aportados y otorgó la orden de cateo.

Al arribar al lugar y tras tocar la puerta de acceso al edifico y del departamento, ingresaron tras obtener respuestas negativas, esto bajo el amparo que le da la autoridad judicial para entrar a dicho domicilio. Al hacer la inspección, no se localizó a Saúl Huerta.

“Si bien es cierto que el mandato judicial autoriza al personal ejecutante de la orden de cateo, al rompimiento de chapas, candados, cerraduras y puertas para lograr el acceso al lugar, la FGJCDMX absorberá los gastos por los posibles daños que hayan resultado en el cumplimiento legal de esta diligencia”, destaca el comunicado.

Fuente: 24 horas