Este viernes, la colaboradora de Proceso, Teresa Montaño, sufrió un secuestro exprés en las inmediaciones del Estado de México, denunció la revista. 

De acuerdo con la Fiscalía Especializada de Secuestro en el Valle de Toluca, la comunicadora abordó una unidad de transporte público sobre la avenida Adolfo López Mateos, en el municipio de Zinacantepec, en torno a las 7:00 de la noche. Ahí viajaban tres hombres, quienes la amagaron con un arma de fuego y la despojaron de su teléfono celular. 

Los sujetos, con amenazas, la llevaron a un cajero automático para sustraerle todo su dinero y, finalmente, llevarla a su domicilio, de donde le robaron agendas y archivos relacionados con investigaciones periodísticas, además de una computadora.

El secuestro, según indicó la publicación, duró un aproximado de tres horas hasta que fue liberada. 

Por el hecho, el Congreso Nacional de Comunicación indígena, el Observatorio Ciudadano de Género y Corazones Diversos del Estado de México publicaron un comunicado en donde denunciaron el acontecimiento. 

Asimismo, hicieron responsable al gobierno y la legislatura mexiquense, así como al ayuntamiento de Toluca, «por la persecución política de la que es objeto (Teresa Montaño), solo porque incomoda con las investigaciones que realiza». 

Recordaron que no es la primera vez que la periodista sufre una agresión de este tipo, así como de despidos injustificados a causa de presiones políticas. 

«Basta, ni un periodista atacado y secuestrado por decir la verdad. La periodista solo es la mensajera», reclamó. 

En tanto, la Comisión de Derechos Humanos del Estado de México inicio una investigación de oficio número CODHEM/AE/APC/24/2021 por la agresión que sufrió la periodista “exigiendo a las autoridades una actuación a fondo para que estos hechos no queden impunes”.

Fuente: El Universal