El gobierno está haciendo todo el esfuerzo necesario para enfrentar «la mafia» de producción y distribución de medicamentos y ampliar los productos disponibles, señaló hoy el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Antes de escuchar el informe que al respecto presenta cada semana el secretario de Salud, Jorge Alcocer, el mandatario dijo que es necesario informar acerca de la pandemia pero también del abasto de medicamentos.

“Esto nos ha costado bastante, no es un asunto nada más de dinero, es que había un monopolio que acaparaba todas las compras, las ventas en el sector salud y lo enfrentamos y están molestos pero se acabó la corrupción.

“Habían 10 distribuidoras que le vendían al gobierno alrededor de 100 mil millones de pesos y tres concentraban la mitad, 50 mil millones de pesos al año y ni siquiera eran farmacéuticas, pero tenían muchas influencias, muchos apoyos políticos y en los medios de información, por eso toda la campaña en contra”, expuso.

En la conferencia de prensa matutina en Palacio Nacional se refirió al trabajo para generar un nuevo esquema de abasto.

“Lo que no veían antes, pues ahora lo están advirtiendo, el que faltan medicamentos en los hospitales y estamos haciendo todo el esfuerzo enfrentando a esta mafia para que no falten las medicinas y se cumpla lo que se establece en la Constitución, de que la atención médica y los medicamentos sean gratuitos, ya no sólo algunos medicamentos, no es el cuadro básico sino todos los medicamentos gratuitos porque es un derecho que tenemos y sobre eso estamos”.

El secretario Alcocer explicó que de mil 840 claves se han comprado 294 millones 945 mil 909 piezas, de las cuales han sido entregadas 54.5 millones.

El monto contratado es de 76 mil 969 millones de pesos, lo cual significa, bajo este nuevo esquema, de compra a 14 países, un ahorro de 18 mil 919 millones de pesos.

Indicó que el personal a cargo de este abasto muchas veces trabaja sin descanso, casi sin dormir.

El 9 de agosto reportó 265.6 millones de piezas y al corte del 13 de agosto, 294.9 millones, por lo que se sumaron 29.2 millones de piezas (en poco más de seis mil órdenes de suministro generadas en una semana para todas las instituciones que brindan servicios de salud).

Igualmente precisó que el grupo de expertos analizó las claves para cada grupo de pacientes; por ejemplo, para la atención cardiovascular fueron eliminadas ocho claves pero se incluyeron 36 (incluyendo carro rojo), y así sucesivamente para enfermedades metabólicas, con tres eliminadas y ocho agregadas; pediatría, 16 eliminadas y 44 agregadas, entre otras.

Al final, del primer y segundo nivel de atención fueron eliminadas 30 claves y agregadas 277, así como otras agregadas que no tenían clave. De tercer nivel se eliminaron 196 y se agregaron 55; asimismo, se incorporaron 151 sin clave previa.

Fuente: La Jornada