Eduardo Arellano Félix, ex jefe del Cártel de Tijuana, fue liberado este miércoles de una cárcel federal en Pensilvania en la que cumplía una condena de 15 años por los delitos de lavado de dinero y conspiración para el uso de ganancias ilícitas en Estados Unidos.

El Buró Federal de Prisiones (BOP) confirmó hoy a Efe que Arellano Félix, conocido como El Doctor, ya no está bajo su custodia.

Aunque había sido condenado a 15 años de cárcel, el narcotraficante, de 64 años, no completó su sentencia como resultado de su amplia cooperación con las autoridades estadunidenses, que comenzó en mayo de 2013 cuando se declaró culpable.

Parte del acuerdo con el gobierno al aceptar su culpabilidad incluía que fuera condenado sólo por dos de los siete cargos de los que fue acusado al ser extraditado de México en agosto de 2012.

Arellano Félix se encontraba en una prisión federal de baja seguridad en Allentown, Pensilvania, según los datos de BOP. La página de información sobre el capo será actualizada para el final del día, explicó la agencia a Efe.

El canciller  Marcelo Ebrard había anticipado el martes que el narcotraficante no sería deportado a México tras cambiar su “estatus” y posiblemente convertirse en “testigo protegido”.

“La información que tenemos es que se le cambió el estatus”, indicó el secretario de Relaciones Exteriores en rueda de prensa.

Ebrard detalló que Estados Unidos “no tiene obligación” de explicar el porqué de un cambio de estatus de un detenido, si bien lo más probable es que “cambió la condición del testigo”.

“Pero sí cambiaron el estatus, y quiere decir que no va a ser deportado hacia México el miércoles”, aseguró.

En este sentido Donald Murphy, vocero de BOP, dijo a Efe que el Buró “no proporciona información adicional sobre los reclusos que no están bajo custodia del BOP”.

El cártel de los hermanos Arellano Félix monopolizó las rutas de tráfico de drogas durante más de 20 años a través de Tijuana, en el noroeste de México.

Hasta la mañana de este lunes el buscador de reos federales marcaba como fecha de liberación este próximo 18 de agosto, sin embargo ahora en ese casillero aparece la palabra Unknow, es decir, “Desconocida”. 

Desde que Eduardo Arellano Felix fue detenido en agosto de 2008 en Tijuana, Facundo Rosas, subsecretario de Estrategia e Inteligencia policial de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) federal, admitió que en México no contaba con averiguaciones previas y que lo que se tenía de “manera puntual” era la flagrancia. 

Reveló que solo existía la flagrancia en los delitos que cometió por la posesión de armas de fuego y es que el día que fue detenido tenía un rifle AK-47. Finalmente, Arellano Félix sólo cumplió 10 años de los 15 a los que fue sentenciado por cargos relacionados con tráfico de drogas gracias a un pacto al que llegó con las autoridades de Estados Unidos. 

Fuente: Milenio