El expresidente Felipe Calderón se pronunció sobre las declaraciones del excandidato presidencial del Partido Acción Nacional (PAN)Ricardo Anaya, acusando nuevamente al Presidente Andrés Manuel López Obrador de quererlo “meter a la cárcel”.

Calderón Hinojosa enunció su postura luego de que Ricardo Anaya Cortés dijo esta mañana que recibió un citatorio de la Fiscalía General de la República (FGR) para acudir a una audiencia el próximo jueves por delitos que le imputan y tan “sólo suman 30 años de prisión”.

“Lo que queda claro es que en México se libera y elogia a los delincuentes y se persigue a los opositores”, publicó en su cuenta de Twitter después de la afirmación del panista que dice ser un “perseguido político” del mandatario.

Tras tomar la decisión de irse del país por una temporada, Anaya Cortés, para no perder sus derechos políticos ni su oportunidad de competir por la candidatura presidencial para 2024, refirió que “el exilio es una decisión bien dolorosa”, en referencia que escapó de México hace dos días para evadir la acción de la justicia.

El político insistió en que está en el exilo “para poder seguir luchando” como lo hizo Benito Juárez y Francisco I. Madero a quien ya había puesto de ejemplos anteriormente en uno de sus videos.

“Con dolor se fueron de México no sólo [Benito] Juárez y [Francisco I.] Madero, también Melchor Ocampo, los hermanos Flores Magón, José Vasconcelos. Hoy el venezolano Leopoldo López está exiliado en España, perseguido por Nicolás Maduro, el amigo de López Obrador”, agregó Anaya Cortés.

Anaya aseguró en su video esta mañana desde el extranjero que no se comparara con ellos, pero que en tiempos de “autócratas como López Obrador, el exilio es la única alternativa para poder seguir luchando”.

Desde Palacio Nacional, López Obrador le pidió esta mañana que “no sea marrullero” y dé la cara, pues niega que las acusaciones sobre la persecución al excandidato sean verdad, diciendo que si es inocente, enfrente su situación en el país.

El Presidente también transmitió videos previos a la campaña presidencial de 2018 en donde Javier Lozano Alarcón y Ernesto Cordero, compañeros de su partido, lo acusan de lavar dinero.

El domingo el mandatario respondió a sus acusaciones vía Twitter: “como diría su compañero, camarada conservador, ‘¿y yo por qué?’. Yo no tengo nada qué ver, absolutamente. Él pensó que echándome la culpa él se iba a librar. Muy mal, ése proceder. Me acusa con un tuit, respondo lo que yo creo: que él no debe irse del país sino enfrentar su situación. El que nada debe nada teme. Y debe presentar pruebas y hablar con la verdad, si tiene su conciencia tranquila”, señaló.

Fuente: expansión política