La jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum informó que la segunda parte del dictamen de la empresa DNV sobre el desplome en la Línea 12 del Metro no será entregado este 23 de agosto, como lo había adelantado Myriam Urzúa, titular de Protección Civil.

Cuestionada al respecto, Sheinbaum Pardo refirió que Protección Civil capitalina le informó que la empresa DNV solicitó “un tiempo (…) son, entiendo, algunas semanas más” para realizar la entrega.

“Son tres informes, el segundo informe el viernes fue informada por parte de la Secretaría de Protección Civil que pidió un tiempo más la empresa DNV, ya les vamos a enviar la notificación”, indicó la mandataria capitalina.

Empero, el 3 de agosto la titular de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgo y Protección Civil (SGIRPC), Myriam Urzúa indicó en conferencia de prensa que “de acuerdo a los tiempos que nos solicitó la empresa DNV, el dictamen final será entregado el 23 de agosto y el análisis causa-raíz será entregada el 6 de septiembre”.

Pese a esto, la Jefa de Gobierno destacó que se avanza en la elaboración del proyecto de rehabilitación y que “esta explicación -el dictamen- tiene que ser sustentada en datos científicos y técnicos; todos nos merecemos la verdad pero debe tener un sustento científico y técnico, y el análisis claro de la empresa, y al mismo tiempo lo que haga la Fiscalía de la Ciudad de México”.

EN DOS SEMANAS SE ENTREGA EL SEGUNDO DICTAMEN

La empresa DNV, encargada del dictamen sobre el colapso de la Línea 12 del Metro informó que necesita dos semanas más para entregar el Segundo Informe Fase 2 de la Opinión Técnica y el Informe Único de Resultados del Análisis Causa Raíz

La compañía justificó el aplazamiento en un comunicado, en el que señaló que actualmente “comienza la fase más compleja del análisis del colapso. DNV ahora debe averiguar en detalle cómo se comporta la estructura cuando fallan partes de los elementos del puente.”

Destacó que esto no se trata de un análisis lineal estándar, debido a que los especialistas “deben elegir cuidadosamente los elementos fallados en la ubicación correcta, que es más un proceso manual que automático y encontrar la solución convergente (equilibrio estático) del sistema completo o encontrar la carga de colapso (solución no convergente)”.

Para ello destacaron que es necesario para representar la geometría y las cargas en el momento del incidente con la mayor precisión posible y para obtener resultados fiables.

“El análisis de colapso es un proceso iterativo y requiere muchas simulaciones que, debido a la complejidad del modelo, toman varias horas, incluso con una computadora de alta potencia”.

También destacó que, de forma adicional, DNV requiere la aplicación de una serie de revisiones internas a su propio trabajo por parte de otro grupo de expertos internacionales, para garantizar la calidad del informe que realizan.

Fuente: 24 horas