Al menos dos explosiones se produjeron este jueves 26 de agosto en las proximidades del aeropuerto de Kabul, Afganistán, dijo el portavoz del PentágonoJohn Kirby, al mismo tiempo que confirmó personas fallecidas.

El funcionario de los Estados Unidos detalló que una primera explosión se suscitó en la puerta principal de la terminal aérea tras un “ataque complejo que resultó en una serie de bajas civiles y estadounidenses. También podemos confirmar al menos otra explosión en o cerca del Hotel Baron, a poca distancia de Abbey Gate”.

Abbey Gate es uno de los tres puntos de acceso al aeropuerto donde miles de afganos se han aglomerado en los últimos 13 días buscando huir de los islamistas radicales. Esa puerta también está próxima al Hotel Baron, utilizado para organizar algunas evacuaciones.

in que autoridades estadounidenses lo confirmen aún, al menos 13 personas habrían muerto en la dos explosiones fuera del aeropuerto internacional de Kabul, según portavoces talibanes. En tanto que fuentes del hospital de la capital afgana reportan 60 heridos.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, despejó su agenda este jueves para centrarse en el seguimiento del ataque al aeropuerto de Kabul, dijo la Casa Blanca, al informar que se pospuso una reunión con el primer ministro de Israel y se canceló otro evento.

“El presidente ha sido informado y se encuentra en el ‘Situation Room’”, la sala de crisis de la Casa Blanca, señaló a la AFP un funcionario que pidió el anonimato.

AMENAZAS DE ATAQUES SUICIDAS 

Funcionarios de Estados Unidos y de países aliados han dicho que tenían información de inteligencia de que atacantes suicidas amenazaban con atentar contra el aeropuerto de la capital afgana.

“A todos nuestros amigos afganos: si están cerca de las puertas del aeropuerto, aléjense a toda prisa y pónganse a resguardo. Una segunda explosión es posible”, tuiteó igualmente el embajador francés en Afganistán, David Martinon.

Funcionarios de Estados Unidos y de países aliados habían advertido horas antes de que habían recibido información de inteligencia sobre la posibilidad inminente de ataques suicidas en las inmediaciones del aeropuerto, la única puerta de salida del país.

“Quienes estén en Abbey Gate, East Gate o North Gate ahora deberían irse de inmediato”, dijo el Departamento de Estado de Estados Unidos.

El ministro de Defensa australiano Andrew Hastie dijo en una radio de su país que “el riesgo de un ataque suicida con explosivos es muy elevado”.

El secretario de Estado británico de las Fuerzas Armadas, James Heappey, aseguró que la amenaza era “muy seria” e “inminente”, pero lamentó que “hay miles de personas que han ignorado esta advertencia”.

Según la información de inteligencia, atacantes suicidas vinculados al brazo afgano del grupo yihadista Estado Islámico (EI), apodado Estado Islámico-Khorasan, amenazaban con atacar el aeropuerto antes del 31 de agosto, fecha límite fijada por Washington para la retirada de Afganistán tras dos décadas de intervención.

La fecha límite fijada por Estados Unidos para abandonar el país es el 31 de agosto.

Los gobiernos de Francia, Holanda y Bélgica anunciaron que ponían fin a las operaciones de repatriación desde Kabul, aunque ello implique que algunas personas susceptibles de ser evacuadas se queden atrás.

Fuente: 24 horas