La magistrada Selina Avante Juárez ordenó a las autoridades del Líbano la liberación de Kamel Nacif Borge, pese a la evidencia que se tiene en su contra, acusó Lydia Cacho a través de su perfil de Twitter.

“Una magistrada al servicio de la red internacional de trata de niñas y niños opera basada en una mentira para desactivar un juicio que ganábamos ya en la arena internacional”, escribió la periodista en un tuit.

Exactamente, hace un mes, a magistrada Selina Ahidé Avante Juárez, del Tercer Tribunal Colegiado de Quintana Roo, dictaminó junto con Graciela Bonilla González, secretaria de tribunal en funciones de magistrada, que “no hay prueba fehaciente” sobre la existencia de una orden del empresario José Kamel Nacif para torturar a la periodista por publicar el libro “Los Demonios del Edén”.

Y por ello, le brindaron el 15 de julio un amparo liberándolo de toda responsabilidad por este delito, por lo que queda inválida la orden de aprehensión en su contra.

La también escritora recordó que en la evidencia se señala que Nacif Borge fue quien “orquestó y pagó por torturarme, de que compraba niñas para violarlas, de que blanqueada dinero sucio”.

Cacho señaló que el hermano de la “magistrada corrupta”, Mario G. Avante Juárez, es subsecretario general de Acuerdo de la Suprema Corte, la mano derecha del ministro presidente Arturo Zaldívar, y era a él (Mario) a quien le entregaban los documentos de su defensa.

“Nuevamente desde SCJN queda protegida la red de tratantes de niñas y pornografía infantil”, afirmó.

La periodista remarca que han sido 15 años de batalla judicial, de ganar en instancias internacionales, de recibir la disculpa del Gobierno de López Obrador.

“Emilio Gamboa sigue operando en la SCJN, ahora lo hizo para Nacif y busca hacerlo para Mario Marín”, agregó.

Fuente: El Financiero