El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) acusó a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de obedecer a intereses políticos y les señaló que no será su rehén.

En Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, decenas de maestros disidentes bloquearon las instalaciones de la VII Región Militar, por lo que el mandatario no pudo ingresar para encabezar la reunión del gabinete de seguridad y la conferencia mañanera.

“Un grupo de maestros de la CNTE nos impidieron la entrada bajo la condición de que teníamos que atenderlos de inmediato y resolverles sus demandas. Esto no lo puedo permitir, no puede el presidente de México ser rehén de nadie”, señaló el Presidente, en un mensaje desde su vehículo.

Tras dos horas retenido, el jefe del Ejecutivo aseguró que no cederá a presiones del magisterio, por lo que, por primera vez desde su llegada al Gobierno, no logró llegar a su conferencia mañanera, la cual fue encabezada por el gobernador de Chiapas, Rutilo Escandón, y la titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), Rosa Icela Rodríguez.

Ante el bloqueo magisterial, desde su vehículo, el Presidente señaló que aunque podría, no entró por la fuerza a las instalaciones militares de Tuxtla Gutiérrez para la conferencia mañanera.

Manifestó que la CNTE no aceptó dialogar con la secretaria de Educación, Delfina Gómez y su objetivo es que se resolvieran sus demandas de inmediato, por lo que López Obrador anunció que por la dignidad de la investidura presidencial, no admitirá los chantajes del magisterio disidente, cuyas cúpulas, acusó, tienen intereses políticos.