Por: Fernando Moctezuma Ojeda – @FerMoctezumaO

El presidente Andrés Manuel López Obrador captó el mensaje perfectamente: la oposición aún tiene posibilidades. Luego del puñetazo en la quijada que recibió por parte del electorado capitalino, al perder media Ciudad de México, sabe bien que es llegó el momento de sembrar divisiones dentro de quienes no comulgan con su visión de país. 

Ya no le es suficiente la polarización social que ha insertado en el colectivo, y de la que ya hemos hablado ampliamente en este y otros espacios, sino que ahora va por el sector adversario.

Es decir, Andrés Manuel sabe que el ‘Pueblo Bueno’, su bastión pues, no va a confiar en Ricardo Anaya para las elecciones de 2024, eso no le quita el sueño; pero si fuera el candidato por la alianza que le arrebató media Ciudad de México, compuesta por PRI, PAN y PRD, entonces las posibilidades se multiplican, y con esto podría llegar a sentarse cómodamente el la Silla del Águila.

Por eso el mandatario busca poner al queretano en la mesa de la discusión pública, porque sabe que no es bien visto dentro de los círculos opositores, y comenzar con el aparente desprestigio podría lograr que su juego perverso haga mella dentro de los mismos.

El trabajo de la oposición, ahora más que nunca, debe consistir en construir una candidatura sólida e independiente, que no sean los viejos cuadros de los que ya hemos platicado, y sobre todo que sea con el consenso de la alianza. 

Podría, sí, ser alguno de los candidatos que contendieron en 2018 contra López Obrador, pero sea quien sea no puede llegar manchado; no puede estar en la lista del delincuente confeso  Emilio Lozoya, ni mucho menos puede emanar de las filas ligadas al pasado del que hemos intentado escapar. 

Lo único que queda claro es que, quien llegue con la bandera de candidatura de oposición debe cumplir con el perfil que le agrade a toda la Alianza para que de esta manera no haya espacio para el divisionismo interno.

Por supuesto que Ricardo Anaya y Ricardo Monreal estarán en la boleta presidencial con o sin el respaldo de sus partidos políticos, pero la maquinaria pesa, y por eso los caballos presidenciales deben comenzar, de una vez, a pulir sus herraduras para la carrera.

Dijo el escritor yucateco, Marco Aurelio Almazán, que “la política es el arte de impedir que la gente se meta en lo que sí le importa”. Yo #SóloDigoLoQueVeo.

JUEGO DE CARTAS:

PARIDAD: Dentro de todos los movimientos en el tablero del ajedrez electoral, destaca el enroque de Olga Sánchez Cordero, ahora senadora y exsecretaria de Gobernación, con el ahora gobernador con licencia Adán Augusto López, de Tabasco, no sólo por el premio de consolación que recibe la ministra en retiro, me refiero a la presidencia de la mesa directiva del Senado de la República, sino porque, como recordará, uno de los estandartes que más presumía López Obrador era la paridad de género dentro de su Gabinete, sin embargo, ahora, de las 19 Secretarías de Estado, sólo siete son encabezadas por mujeres, lo que claramente rompe con su discurso de la inclusión y diversidad. //ENERGÍAS: Con la llegada de Augusto López  Hernández al despacho de Bucareli, brincó un recuerdo en las conversaciones con otros periodistas: el tabasqueño mostró en su entidad su inclinación por las energías renovables, caso contrario del que habita en Palacio Nacional. Esto deja la puerta abierta para dos caminos: o le da una buena orientación al presidente, y quizás ayude a corregir el rumbo, o su estancia frente al Reloj Chino podría ser demasiado corta por tener la osadía de contrariar al presidente. Al tiempo. //REGRESO A CLASES: A lo largo de las últimas semanas le he suplicado a título personal y por todas las vías posibles que no envíe a sus hijos a clases. Hoy llegó el día, y la SEP estima que el 90 % de todas las escuelas de nivel básico en el país reabrieron sus aulas. De acuerdo con información de la Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, hasta el 22 de agosto se han contagiado 65,426 menores de cero a 17 años, de los cuales murieron 640; y a pesar de esto, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México -y suspirante presidencial, por cierto-, Claudia Sheinbaum, descartó que este segmento de la población vaya a recibir alguna vacuna próximamente. ¡Pues total! Como no votan. //INVITACIÓN: Le invito, querido lector, a unirse a mi canal de Telegram, a través de: t.me/fermoctezuma, para que reciba esta columna cada semana, además de contenido que, estoy seguro, le será de su interés. Ahí le espero. 

P.D: Tantita dignidad no le viene mal a nadie.