El gobierno federal arrancó el programa Gas Bienestar que emprenderá la venta de cilindros de gas -de 20 y 30 kilogramos-, con el propósito de atender en el mes de enero próximo a un millón 500 mil hogares de familias pobres, en la Ciudad de México.

En la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, el director de Petróleos Mexicano, Octavio Romero, detalló el programa que contempla vender con mayor calidad y a precios bajos.

El funcionario recordó que López Obrador, el 7 de julio, dio un plazo de 90 días para establecer la empresa Gas Bienestar, y 55 días después se consiguió iniciar su operación.

Así, Romero aseguró que “gas bienestar va a rendir más, tiene mayor poder calórico, estamos cuidando la calidad. Que sea gas de kilo de a kilo, con peso justo.”

También, la conferencia matutina se enlazó con un acto organizado en la plaza central de la alcaldía Iztapalapa, donde la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, agradeció al presidente de la República, porque con Gas Bienestar Virgen apoyará “la economía popular y la soberanía del país.”

La funcionaria anunció que el programa -que inicia en Iztapalapa-, se ampliará en la primera etapa a las alcaldías Azcapotzalco, Gustavo A. Madero, Tláhuac, Milpa Alta y Xochimilco.

También, la alcaldesa Clara Brugada agradeció que el gobierno del presidente López Obrador, haya decidido que el programa inicie en Iztapalapa, a lo que el mandatario federal respondió con una sonrisa de aprecio, “por algo será.”

Por su parte, el director de la petrolera también refirió que en el mes de julio el costo del gas en cilindro de 20 kilogramos alcanzaba el precio de 540 pesos, y el de 30 kilogramos en 810 pesos.

Con Gas Bienestar, el cilindro de 20 kilogramos costará 400 pesos, y el de 30 kilos en 600 pesos.

También expuso que para iniciar oficialmente con el programa, se llevó a cabo una prueba en Iztapalapa los pasados 27, 28 y 30 del presente mes.

El gas provendrá del gasoducto de Cactus y que llega hasta Guadalajara. Y tanto en Tula como en Tepeji del Río se ubican las llenaderas de cilindros.

Fuente: La Jornada