El Instituto Nacional Electoral (INE) concluyó exitosamente la organización de los comicios electorales del pasado 6 de junio, así como la Consulta Popular a pesar del contexto de pandemia, la creciente violencia y los constantes ataques, aseguró el Consejero Presidente, Lorenzo Córdova Vianello. 

Al dictar la Conferencia magistral Elecciones en pandemia, desafíos y resultados, en el marco del Seminario los Estados en 2021, afirmó que las elecciones se siguen consolidando como el espacio civilizatorio por excelencia para la renovación de la pluralidad democrática. 

“Hoy podemos decir que el INE ha llevado a buen puerto el tercer Proceso Electoral Federal que se le ha encomendado. La elección del 6 de junio fue absoluta y totalmente exitosa por donde se le quiera ver y la Consulta Popular, que implicó una movilización a nivel nacional tan sólo unas semanas después”, sentenció. 

Córdova Vianello recordó los escenarios adversos que enfrentó la autoridad electoral a lo largo del último año, a pesar de los cuales se refrendó la confianza ciudadana y el reconocimiento internacional. 

Abundó que las observaciones electorales que participaron en los comicios de este año refrendaron la gran calidad técnica y organizativa que permitió dotar a los mexicanos de elecciones independientes y transparentes. 

En tanto que el respaldo ciudadano se vio reflejado antes, durante y después a través de diversas mediciones de opinión que se publicaron por parte del propio INEGI, así como por diversos medios de comunicación.

Recordó que la Encuesta Nacional de Cultura Cívica demostró que casi el 60% de personas confiaban en el INE. Justo unos días antes de la elección ese porcentaje aumentó en el orden del 62% con lo que se colocó desde entonces como el órgano civil que más confianza generaba, puntualizó. 

Paradójicamente, agregó, desde el circuito en el poder se realizó una serie de ataques y descalificaciones para desacreditar a las autoridades electorales, las cuales siguen presentes de cara a una reforma electoral que buscan concretar.

“Aquí se dice que se necesita una autoridad a la altura, ¿a la altura de qué? Probablemente se esté pensando en la altura de determinados intereses y no a la altura, digámoslo así, del rol que tiene que jugar una autoridad electoral, que es la imparcialidad, la independencia y la autonomía en el ejercicio de sus funciones”, cuestionó.

En este sentido destacó la importancia de iniciar el análisis y reflexión sobre los elementos que funcionaron o no en el pasado proceso electoral, especialmente porque existen otras prioridades que deben resolverse antes, como es la ley de Revocación de Mandato y la de Reelección. 

La conferencia magistral contó con los comentarios del Director de la Cátedra Francisco I. Madero, Fernando Castañeda Sabido, quien refirió que la democracia moderna es un buen ejemplo de lo que debe ser una democracia liberal donde si bien el Estado no requiere de mantener neutralidad en su proyecto, sí debe existir al momento de atender las demandas e intereses de toda la ciudadanía. 

Frente a ello evidenció los mitos y fetiches que se han revivido con la idea de que el pueblo sustituye a la ciudadanía sin reconocer que la opinión pública se forma en gran parte por una voluntad política con lo que se mantiene la ficción de que un líder es capaz de interpretar la expresión homogénea y unitaria del pueblo.   

“Es muy grave, cuando se destruye precisamente la idea de identidad ciudadana y es un tema clave porque el INE ha sido siempre quizá atacado, pero los ataques hoy vienen de la élite política que está en el poder, que además no se reconoce como élite política y creerse que es pueblo y no élite, pues es el primer gran engaño”, dijo.

Durante la conferencia también estuvo presente la doctora Rosa María Mirón Lince, académica e investigadora del Centro de Estudios Políticos de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México.