El Grupo Parlamentario del PRI, que coordina el diputado Rubén Moreira Valdez, afirmó que la minuta del Senado que expide la Ley Federal de Revocación de Mandato “presenta límites para la democracia y posibles riesgos de ser inconstitucional”.

“Este recurso debe ser un instrumento de libre elección para las personas, no una herramienta para ratificar el poder desde el centro”, externó la bancada en un comunicado.

Aseguró que las y los diputados del PRI no serán un obstáculo para fortalecer la participación de la ciudadanía en el país, siempre y cuando se atiendan las deficiencias de la minuta en materia legal y operativa y se realice un análisis exhaustivo.

“Debemos garantizar que la libertad de expresión sea el derecho máximo de los ejercicios políticos, pero cuidando la intervención facciosa de los actores involucrados y sus fuerzas partidistas”, subrayó.

La bancada tricolor consideró que la revocación de mandato es un ejercicio con un alto costo para las finanzas públicas, por lo que el quehacer público debe estar enfocado en dar resultados y no distraer a la opinión pública con acciones que no están en la agenda ciudadana y que no resuelven los problemas del país.

“Es un recurso ciudadano que debe ser impulsado, promovido y utilizado por la ciudadanía, y no por alguno de los tres Poderes, organismos autónomos o entidades públicas de cualquier orden. Si no nace del reclamo popular, pudiera generar un ambiente de polarización con daño permanente a la sociedad”, manifestó.

Las y los diputados priistas expusieron que la consulta para que se revoque del cargo al Presidente de la República no es obligatoria, “es un recurso opcional que se puede utilizar o no, dependiendo de las condiciones políticas, económicas y sociales del país”.

Destacaron que es importante ser analíticos y críticos con los resultados que han tenido procesos similares en otros países de América Latina.