Esta tarde Nancy Salzman cofundadora de la empresa NXIVM que ganó muchos adeptos en México, fue sentenciada a tres años y medio de prisión en audiencia que fue celebrada en la Corte Federal del distrito este de la ciudad de Nueva York, donde el juez Nicholas Garaufis le concedió el poder entregarse el 19 de enero de 2022, después de pasar por un procedimientos médico de emergencia, según se aclaró.

En un pequeño discurso que le fue permitido dar, Salzman se declaró “horrorizada y avergonzada de haber ascendido … a él”, en referencia a su relación amorosa y laboral con Keith Raniere. Insistió en que el hombre la manipuló durante años, convenciéndola de que quería cambiar el mundo mientras acumulaba poder para tener relaciones sexuales con otras mujeres.

Ya sus abogados habían jugado la carta de promoverla como víctima y no como cómplice de Raniere al decir al juez que en los anteriores 20 años, ella había sido “engañada, controlada, humillada” y obligada a participar en una conducta delictiva por un egoísta, fanático del sexo”.

“Un depravado e influyente Raniere la explotó para servir a sus intereses pretendiendo ser alguien que nunca ha sido” insistieron los defensores en su intento de convencer al juez de la inocencia de su defendida. 

Los representantes agregaron que “es desconcertante cómo una mujer inteligente y talentosa pudo tomar un camino así pues, hasta conocer a Raniere, había llevado una vida escrupulosamente productiva y respetuosa de la ley”.

Sin embargo, la mexicana Ivy Nevares, en su declaración de impacto como víctima, aseguró que Salzman fue un instrumental esencial para la existencia de una empresa criminal como NXIVM. 

Afirmó que la sentenciada “sigue demostrando un total desprecio por la ley incluso desde su arresto, violando las condiciones de su libertad bajo fianza” y, la señaló por querer intimidarla y evitar que declarara víctima y remató diciendo que “el abuso físico, psicológico y emocional al que me sometió como mi entrenadora habla de su carácter y falta de empatía”.

Desde su arresto, Salzman ha desviado la responsabilidad culpando de todo a Raniere, a decir de la misma víctima quien dijo que en su experiencia la también llamada Prefect “se parece mucho más a Raniere que a cualquiera de sus víctimas”.

Otra de las afectadas, Susan Dones, no esperaba que el juez Garaufis fuera tan indulgente pues se supo que habían “montañas de evidencias para enviar a Salzman varios años a prisión”.

Luego de la detención de Raniere, el FBI allanó la casa de Salzman y encontró, entre otras muchas pruebas de la conducta criminal, poco más de medio millón de dólares en efectivo escondidos en el sótano de la vivienda.

Nancy Salzman se declaró culpable de conspiración para cometer crimen organizado en marzo del 2019 y los fiscales habían pedido cuatro años de cárcel mientras su defensa recomendó que sólo cumpliera dos años de libertad condicionada. Finalmente, el juez se acercó más a la petición del gobierno.

Con la sentencia de hoy, queda sólo pendiente la que corresponde a la contadora Kathy Rusell la cuál no ha sido aun programada por la corte.

​Fuente: Milenio