El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) prioriza sus esfuerzos de atención en tres grupos afectados por la inundación en el Hospital General de Zona con Medicina Familiar (HGZ/MF) No.5, de Tula, Hidalgo: sobrevivientes, acompañamiento a los familiares y reconocimiento al personal de salud por su entrega para salvar vidas.

El director general del Seguro Social, Maestro Zoé Robledo, aseguró que ha sido prioritaria la atención a los deudos no sólo para manifestar solidaridad, sino para otorgarles asesoría personalizada en la entrega de sus familiares y los gastos funerarios.

Refirió que personal de la Unidad de Atención a la Derechohabiencia del IMSS instaló una mesa de información y de acompañamiento permanente sobre diferentes trámites y otros apoyos.

Zoé Robledo señaló que el encargo del presidente Andrés Manuel López Obrador es estar siempre cerca de la gente y privilegiar la vida, integridad física y dignidad de las personas, por ello ayer en Tula se hizo mucho para salvar vidas ante un desastre que no se pudo advertir.

Informó que lamentablemente fallecieron 14 personas durante la inundación, 16 si se considera a dos pacientes que perecieron horas antes y por motivos distintos. De las 14 víctimas dos eran mujeres y 12 hombres, con un promedio de edad de 61 años.

El director general del IMSS expresó su solidaridad con las familias de los fallecidos, “es un día triste para el Instituto Mexicano del Seguro Social, lo es por la irreparable pérdida de vidas de derechohabientes nuestros. Un desastre súbito que en cuestión de minutos puso bajo el agua a toda una ciudad, incluido nuestro hospital”.

Refirió que las autoridades han explicado que las lluvias torrenciales en Hidalgo, Estado de México y Ciudad de México generaron un incremento súbito en el caudal del Río Tula, que lo llevó a su desbordamiento en un punto cercano al HGZ/MF No.5.

“Desafortunadamente, ni el personal directivo del Hospital, ni la Jefatura de Prestaciones Médicas ni la Delegación de Hidalgo fueron advertidos, oficial o informalmente, del fenómeno y su potencial”, indicó.

Comentó que ayer mientras encabezaba en Tula, Hidalgo, las tareas de evacuación y traslado, también tuvo oportunidad de escuchar al personal sobre los primeros momentos del evento, y “todas y todos manifestaron lo súbito de los hechos”.

Zoé Robledo indicó que los trabajadores del hospital le relataron que alrededor de las 3 de la mañana, en un intervalo de aproximadamente 20 minutos, el nivel del agua incrementó de manera repentina y colapsó la planta de emergencia.

Destacó que gracias al profesionalismo del personal de salud del Hospital del IMSS, se logró movilizar a 48 pacientes a la planta alta, de los cuales 19 fueron trasladados al HGZ No. 6 de Tepeji del Río, 20 al HGZ No. 1 de Pachuca, y una más al Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional La Raza. Todos los familiares cuentan con esta información.

Añadió que al corte de hoy, cinco de los pacientes trasladados están dados de alta y se encuentran en sus domicilios, 35 se reportan estables y reciben atención médica.

Precisó que para el traslado de los pacientes se contó con el apoyo del agrupamiento “Cóndores”, de la Ciudad de México, “Relámpago”, del Gobierno Estado de México, vehículos UNIMOG de CONAGUA, lanchas y efectivos de la Guardia Nacional y SEDENA, así como equipos de rescate de Protección Civil, del ERUM y del Gobierno de Hidalgo.

Señaló que la noche del 6 y madrugada del 7 de septiembre se encontraban en el Hospital 54 pacientes hospitalizados y 106 trabajadores entre personal médico, de enfermería, camilleros, laboratoristas, higiene y limpieza.