Desde la Presidencia Pro-Témpore de la Conferencia Regional sobre Migración (CRM) de México, la Secretaría de Gobernación, a través de la Subsecretaría de Derechos Humanos, Población, Migración, impulsó la realización de la II Reunión Plenaria entre la CRM y la Conferencia Suramericana sobre Migraciones (CSM), ‘Buscando acciones conjuntas para una mejor gobernanza migratoria incluyendo el abordaje a la migración irregular’.

La última reunión plenaria de este tipo fue en 2018 cuando esta actividad fue aprobada, sin embargo, fue a partir del diálogo establecido por los gobiernos de México y Argentina, países que en 2021 ejercen las presidencias Pro-Témpore de la CRM y la CSM, respectivamente, y con el apoyo del gobierno de Canadá, que se logró realizar esta importante reunión de tipo continental.

Durante su inauguración, el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas Rodríguez, destacó la relevancia de abordar la protección a los derechos humanos, la gobernanza migratoria, las vías para la migración regular, la migración extrarregional, la trata de personas, el tráfico ilícito de personas migrantes y la lucha contra la xenofobia como temas para abordarse desde una perspectiva birregional. 

Expresó que desde la Presidencia Pro-Témpore de la CRM se ha impulsado un plan de trabajo orientado a fortalecer la gobernanza migratoria en la región, a fomentar la integración plena de las personas en contextos de vulnerabilidad y, la inclusión de la perspectiva de género y de derechos humanos de manera transversal en las políticas públicas en materia de movilidad humana.

Declaró que el Gobierno de México impulsa una visión de derechos humanos en donde la pluralidad es crucial y que el diálogo entre Estados permite consolidar las alianzas.

Señaló que se requiere del acompañamiento técnico que los organismos internacionales y las organizaciones de la sociedad civil ofrecen, ya que su visión desde el terreno y de la asistencia directa a las personas migrantes y en contexto de movilidad humana es invaluable, además de que son una pieza clave de una gobernanza migratoria efectiva, oportuna y plural.

Afirmó que el contexto migratorio de todo el continente es cada vez más diverso y reconoció que la atención integral de la migración en el origen, destino, tránsito y retorno requiere de la participación y la responsabilidad compartida de todos los actores.

Por otra parte, manifestó que de manera aislada no sería posible abarcar todos los temas, y es por ello que identificar acciones, buenas prácticas y retos servirá como punto de referencia para mejorar los respectivos sistemas de atención y generar propuestas de cooperación desde ambas conferencias e incluso desde una perspectiva continental.

Aseguró que, a través de estos espacios de diálogo entre los países que integran las regiones y subregiones del continente, se pueden formular consensos, fortalecer lazos de cooperación y trazar rutas de trabajo que permitan interactuar con mayor frecuencia, además de poner en marcha estrategias colaborativas y abordar a la movilidad humana de manera integral.

Los países miembros de la CRM son Belice, Canadá, Costa Rica, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá y República Dominicana, mientras que los de la CSM son: Argentina, Estado Plurinacional de Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y República Bolivariana de Venezuela.

De esta forma, desde Canadá hasta Argentina, se unieron 23 países para abordar conjuntamente el tema migratorio desde una perspectiva birregional.

Para dimensionar el impulso que México logró, de reunir a 23 naciones de las 35 naciones que conforman el continente americano, es de destacarse que este espacio es el punto de partida para seguir promoviendo una mayor colaboración entre los países de ambas organizaciones y determinar los desafíos hemisféricos relacionados con la gobernanza migratoria e identificar los próximos pasos concretos para abordarlos.